La escudería francesa sigue con su estrategia constante de mejorar el A522, un auto en el que confían y con el que esperan dar pasos hacia delante para poco a poco conseguir el objetivo que tienen previsto para esta temporada, que es  terminar en cuarta posición el campeonato de constructores.

Los franceses son conscientes de que están lejos de las primeras posiciones, sin embargo, siguen invirtiendo en el A522, que tiene un mejor rendimiento en clasificación, que en carrera. Para el Gran Premio de Azerbaiyán de este fin de semana, Otmar Szafnauer, jefe de equipo de Alpine F1, confirmó varias mejoras aerodinámicas que se han desarrollado específicamente para este circuito con el objetivo de favorecer a una puesta a punto óptima.

“Bakú es un desafío para configurar el coche, ya que es importante tener una velocidad punta alta para ser competitivo en las rectas largas, pero el sector central tiene algunas curvas de baja velocidad, por lo que es difícil encontrar el equilibrio. Tenemos un par de mejoras aerodinámicas específicas para este circuito antes de traer el próximo paquete de actualizaciones como parte de nuestro plan de desarrollo para esta temporada“, comenta Otmar Szafnauer.
N.S