Hace unos días, tras el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, desde Mercedes anunciaron que estaban evaluando la posibilidad de prescindir de uno de sus actuales clientes para la próxima temporada. Los alemanes están viendo que con el límite presupuestario, el riesgo de falta de pagos por parte de los equipos clientes a sus suministradores de motores está en aumento y por ello, llegaron a la conclusión que tener más clientes en la Fórmula 1 no es rentable.

Williams, Aston Martin y McLaren son los tres equipos que actualmente tienen un contrato de suministro de motores por parte de Mercedes. Aston Martin y McLaren tienen acuerdos realmente afianzados con el fabricante alemán, sin embargo, desde hace meses se rumorea la posibilidad de que Williams finalmente deje de utilizar motores alemanes en el corto plazo y vuelva a utilizar motores Renault.

Recordemos que Renault actualmente no tiene ningún cliente en la grilla y su unidad de potencia se utiliza exclusivamente en su equipo de fábrica, Alpine F1 Team. En las últimas semanas se han intensificado las conversaciones entre Williams y Renault para llegar a un acuerdo de suministro de motores que podría hacerse realidad incluso para la próxima temporada 2023.