Así lo decidio el ente máximo del motociclismo mundial tras tener un calendario con mas competencias en este 2022.

Después de la polémica salida de Suzuki de la parrilla de MotoGP a partir de la temporada 2023, la categoría reina anunció otro factor muy a tener en cuenta para todos los equipos.

Debido a la reciente expansión del calendario, el cual se alarga desde el mes de marzo hasta noviembre con un total de 21 grandes premios, siendo así el más extenso de toda la historia.

La fatiga acumulada con tantos viajes no solo lo acusan los pilotos, mecánicos y prensa, sino que la mecánica también sufre, y mucho. Por este motivo, con la inclusión de nuevas fechas, como la de Finlandia en julio, la FIM decidió permitir el uso de un motor extra.

Esto significa que los conjuntos del mundial pueden utilizar un total de 8 motores, 10 en el caso de fabricantes con concesiones, es decir, Aprilia. Sin embargo, hay un condicionante, y es que este elemento adicional solo se puede montara partir del GP de Australia en Philip Island, correspondiente a la fecha 19 del campeonato.

El pasado 8 de mayo, la Comisión de Grandes Premios formada por Carmelo Ezpeleta, Paul Duparc, Herve Poncharal y Biense Bierma, además de Mike Trimby y Corrado Cecchinelli, concretaron una reunión virtual en la que discutieron este asunto.

«Actualmente, las reglas de MotoGP permiten a los fabricantes usar un máximo de siete motores durante la temporada (nueve en el caso de fabricantes con concesiones)», rezaba el comunicado. «Esta regulación estaba establecida cuando el calendario se comprimía en menos de 20 carreras».

«Debido al incremento de 21 pruebas para 2022, se ha aprobado permitir el uso de un motor extra, si hay 19 carrera o más. Este elemento solo podrá utilizarse a partir de la 19ª cita o las siguientes», continuó.

De esta forma, los equipos podrán contar con un motor más, decisión que alivia a los equipos del Moto GP.
N.S