Este fin de semana se pondrá en marcha el tan esperado Gran Premio de Miami y el que se manifestó entusiasmado con la cita es el campeón del mundo, Max Verstappen.

«Será una carrera de locos», pronosticó el neerlandés, antes de ponerse en marcha  el primer Gran Premio de la historia de la Fórmula 1 en Miami.

«Pienso que este será un fin de semana muy loco», advirtió el piloto de Red Bull que viene de ganar el Gran Premio de Emilia Romagna y que cantó victoria también en el de Arabia Saudita, tras verse forzado a abandonar tanto en Bahrein, como en Australia.

Con su último triunfo, Verstappen achicó distancias con el monegasco Charles Leclerc, que es el líder del campeonato con 86 puntos y 27 de ventaja sobre el neerlandés, que precede por sólo cinco a su compañero, Sergio Pérez, que lo escoltó en Imola.

El entusiasmo del público estadounidense sorprendió a propios y a extraños,  ya que las entradas se agotaron pese al costo de las mismas.

Ni siquiera la demanda interpuesta por un grupo de vecinos por ruidos molestos ante la justicia, que por ahora no prosperó, logró frenar ese ímpetu y el clima que se vive es realmente de fiesta.

«Conozco este circuito sólo en el simulador y nos preparamos lo mejor posible aunque todavía no recurrimos el trazado», confesó el neerlandés.

«Me gusta correr en Austin (escenario tradicional del Gran Premio de Estados Unidos, Ndr) y será lindo correr en otro estado de este país», completó.

«Es emocionante ver como la Fórmula 1 gana cada vez más espacio en Estados Unidos», agregó en alusión a que albergará tres Grandes Premios a partir de la próxima temporada, cuando Las Vegas también se sumará al calendario.

«La Fórmula 1 y los equipos están trabajando duramente para promover este deporte en Estados Unidos y lo refrenda el hecho de que se suman nuevas carreras», destacó.

«Estamos haciendo cada vez más popular este deporte y creo que el hecho de que se pueda sobrepasar más fácil a los rivales contribuye, como también ayuda que sean más los equipos que pelean por la victoria», consideró el campeón mundial.

«Es importante para los aficionados y espero que este fin de semana sea también emocionante. Miami es una ciudad hermosa y un lugar interesante para albergar un Gran Premio, no sólo para los pilotos, sino para los fanáticos», completó.
N.S