El equipo alemán esta teniendo un complicado arranque de temporada. Con esta nueva reglamentación, los alemanes han perdido el dominio que tenían en pista y que les permitió conseguir todos los campeonatos de constructores que se han disputado desde 2014, con el comienzo de la era híbrida de la categoría reina.

Toto Wolff, director ejecutivo de Mercedes, admite que el W13 Hybrid está experimentando problemas de rendimiento en pista y que no está permitiendo al equipo encontrar soluciones. Los ingenieros no consiguen dar con la tecla para poner solución al ‘porposing’, uno de los problemas más importantes que está haciéndole perder rendimiento en las rectas.

“Estamos comprendiendo el coche y los neumáticos. Nada de lo que hicimos este fin de semana ha desbloqueado potencial aerodinámico o ha reducido el rebote. Aún estamos en el mismo lugar. Y es por eso que no tiene sentido traer actualizaciones, porque te confunden aún más. Tal vez es el hecho de que cuanta más carga aerodinámica traes, peor se vuelve el rebote. Así que todavía estamos aprendiendo. Esto es automovilismo y aquí puede pasar cualquier cosa. Los equipos pueden abandonar y, si desbloqueamos el potencial del coche, estamos de vuelta en la pelea”, comento Toto Wolff.
N.S