Lewis Hamilton siempre da de qué hablar por sus diferentes actuaciones dentro y fuera de la pista. El siete veces campeón del mundo es un piloto excepcional que en numerosas ocasiones  demostro su potencial y calidad en pista, sin embargo, en otras ocasiones fuera de la pista quiso apoyar diferentes campañas humanitarias, como el reciente apoyo al racismo que  realizo. Un piloto con un carácter, imagen y carisma muy bien definido y del que no quiere desprenderse a pesar de las exigencias de la Federación Internacional de Automovilismo.

Y es que la FIA publicó en la previa del Gran Premio de Australia la siguiente nota aclaratoria: “el uso de joyas en forma de piercings o cadenas metálicas para el cuello está prohibido durante la competición y, por lo tanto, debe ser comprobado antes de la largada”. Una nota aclaratoria que avisa a todos los pilotos que los porten, ya que es una directiva de seguridad para los que compiten en la Fórmula 1. Una directiva que Lewis Hamilton se niega a cumplir, ya que tiene actualmente piercings y pendientes en su cuerpo, los cuales no retirará durante los fines de semana de competición por sus creencias, como  comento en recientes declaraciones.

“No tengo ningún plan de quitármelos. Siento que hay cosas personales, debes poder ser quien eres. Son cosas que no puedo mover. Literalmente, ni siquiera puedo quitarme los pendientes, estos que tengo en la oreja derecha están literalmente soldados, así que tendría que cortármelos o algo así. Así que se quedarán”, comenta Lewis Hamilton.
LV.F1