El piloto neerlandés del equipo Red Bull, Max Verstappen, partirá mañana desde la segunda posición de la grilla de salida después de haber clasificado en el segundo puesto en la clasificación del Gran Premio de Australia de Fórmula 1. En un fin de semana donde el actual Campeón del Mundo no se  mostro nada cómodo con el comportamiento del coche en todo momento, Verstappen  logro minimizar daños al máximo logrando clasificar tan solo por detrás de su máximo rival, por el momento, a la lucha por el título, Charles Leclerc Tras una tercera sesión de libres plagada de problemas de reglajes en el auto del piloto neerlandés, Verstappen se  mostro visiblemente más cómodo en la tanda cronometrada, donde  llego a luchar incluso por la pole position. Sin embargo, el ritmo del Ferrari a una vuelta fue inalcanzable hoy para él, quedándose a más de dos décimas de la pole, por lo que se entienden sus declaraciones posteriores en las que afirma que en todo el fin de semana no se ha sentio cómodo con el coche.

No me he sentido bien en el auto en todo el fin de semana, no tuve confianza en ningún momento y he tenido problemas”, explicaba el piloto neerlandés a micrófonos del campeonato a nada de bajarse del coche. “Obviamente, segundo es un buen resultado, pero no me siento bien como para atacar al límite, así que intentaremos analizarlo”, añadía Max.

Pensando en la carrera de mañana, el neerlandés considera que con el ritmo de carrera del Red Bull todo es posible, aunque sigue afirmando no sentirse lo suficientemente cómodo como para luchar por el triunfo.

“Creo que en ritmo de carrera todo se estabiliza, pero yo, hasta el momento, no pude ser constante. Estoy contento de ser segundo, pero creo que como equipo queremos más“, finalizaba el piloto de Red Bull.
LDC.