El piloto de Aston Martin fue sancionado y deberá pagar 5000 euros por manejar un scooter en el circuito de Melbourne.

No viene siendo el mejor fin de semana para Sebastian Vettel en su regreso a la maxima tras superar el covid, ya que en el primera sesión de entrenamientos, lamentablemento tuvo una perdida de potencia en el motor Mercedes que impulsa su Aston Martin e impidió que sea parte del segundo entrenamiento oficial en el circuito australiano.

Debido al abandono, una vez finalizado el primer entrenamiento, el piloto alemán utilizó un scooter de un oficial de pista para regresar a los boxes, circulando por el ultimo sector de la pista de Melbourne, por lo que la FIA no tardó en actuar y le aplicó una multa de 5000 euros al piloto de Aston Martin.
N.S