Mick Schumacher sufrió un fuerte accidente durante el Gran Premio de Arabia Saudita. El joven piloto alemán estaba luchando por conseguir entrar en la primera Q3 de su carrera deportiva en la Fórmula 1. En el intento, buscaba hacer su mejor vuelta del fin de semana y terminó con un fuerte golpe contra el muro, a una gran velocidad y dejando muchos daños en su auto, con el cual no pudo competir en la carrera del día siguiente.

El joven piloto alemán fue atendido por los servicios médicos y trasladado al hospital en ambulancia, pero sin consecuencias físicas para él. Su auto, completamente destrozado, parecía no tener reparación, sin embargo, el equipo Haas F1 ha estado trabajando en el chasis para intentar recuperarlo y asi lo confirmaron por parte del equipo Haas, algo realmente importante ya que no necesitarán usar otro en un año en el que el presupuesto está muy controlado.

“El chasis tiene daños, pero no son realmente grandes. El resto del coche está roto, pero no el chasis. Absolutamente el chasis se volverá a utilizar. Aunque las estructuras de impacto lateral tienen que ser cambiadas, hicieron su trabajo y se destruyen cuando sucede esto. Por lo demás, el chasis tiene una pequeña muesca que se puede arreglar fácilmente”, confirma Guenther Steiner.
N.S