El director ejecutivo de la Fórmula 1 reveló que existen equipos nuevos interesados en ingresar al campeonato y con los cuales están manteniendo conversaciones en privado. El caso más reciente del que se tiene conocimiento verídico es el de Michael Andretti, quien esta trabajando para ingresar a la máxima categoría con un equipo propio. Cabe recordar que el año pasado intentó adquirir un porcentaje mayoritario de Alfa Romeo (Sauber), aunque no tuvo éxito y las negociaciones no se concretaron.

Por su parte, Stefano Domenicali reconoció durante el pasado Gran Premio de Bahréin que existen otros equipos además de Andretti que han estado en conversaciones con la Fórmula 1, aunque aclaró que por ahora no es la prioridad de la categoría.

“Hemos recibido muchas peticiones. ¿Cuántas? Más de una… ¡Y menos de ocho! Hay quienes no han ocultado sus intenciones, incluso a la opinión pública y hay quienes están llevando a cabo negociaciones muy confidenciales. Personalmente, no creo que el número de equipos presentes hoy sea un freno desde el punto de vista del espectáculo. Estoy convencido de que la prioridad es trabajar para mejorar la competitividad de algunos equipos que ya están ahí. No creo que aumentar el número de equipos añada valor, a menos que sean los de mayor calidad”, comentó Stefano Domenicali.

El italiano señaló que la economía en el campeonato es un factor a tomar en cuenta a la hora de tomar la decisión de aceptar o denegar las peticiones de posibles nuevos equipos que quieren entrar en la grilla de la categoría reina, así que mantener un límite presupuestario correcto, sin favorecer a unos equipos más que a otros es la línea a seguir.

“Hay dos grandes problemas en este asunto. El primero es el control, porque en el caso de que a los encargados de analizar los gastos se les escape algo, entonces todo el sistema se derrumba. Hoy en día no basta con fijarse sólo en el aspecto técnico, es necesario un control estricto de las finanzas, y por eso la FIA se está equipando para ser lo más sólida posible como controlador. El segundo problema está relacionado con variables que eran difíciles de predecir cuando se lanzó la normativa financiera. La inflación es imprevisible y los costos del transporte también han subido en las últimas semanas de forma difícil de prever. Habrá debates para encontrar las soluciones adecuadas, pero siempre con el mismo objetivo: garantizar las mismas oportunidades para todos”, comento.
N.S