En la primer sesión de entrenamientos libres del GP de Arabia Saudí de Fórmula 1 se ha visto alterada por el ataque con misiles a las instalaciones de la petrolera Aramco, patrocinador global de la F1, en Jeddah, y podría correr peligro la continuidad del Gran Premio.

Según las primeras informaciones, podría ser un ataque Houthi. Sería la tercera semana consecutiva que esta organización ataca las instalaciones de energía de Arabia Saudita.
N.S