Lewis Hamilton hizo saber a Mercedes que no dejará su asiento en 2022, después de que se generaran especulaciones sobre su futuro tras declaraciones de Toto Wolff, jefe del equipo.

Hamilton no se retira. Después de la pausa de reflexión solicitada a Mercedes tras la decepción de Abu Dhabi, el siete veces campeón del mundo comenzará normalmente la temporada 2022 con el Mercedes #44.

Lo cierto es que el piloto británico nunca mostró su deseo de colgar el casco, pero fue Toto Wolff, jefe de la escudería de Brackley, quien sembró la duda de que Hamilton podría irse tras el polémico final de temporada que le dio a Max Verstappen su primer título de campeón del mundo de pilotos.

Hamilton no eludirá el contrato de dos años que tiene en vigor y, por tanto, estará junto a George Russell, quien llega para sustituir a Valtteri Bottas.

Obviamente, nadie debería hacer un anuncio sobre una noticia que nunca se hizo oficial, sino que sólo fue puesta sobre la mesa por Wolff. De todos modos, el directivo austriaco, pero también la cúpula de Daimler AG, querían certezas rápidamente para no revivir una situación que el equipo ya vivió en 2016 con Nico Rosberg.

Como se recordará, el campeón del mundo alemán decidió dejar Mercedes y la F1 porque ya no tenía energía para enfrentarse de nuevo a un rival tan duro como Hamilton, y prefirió abandonar la escena en el mejor momento de su carrera.

Hay que decir que gran parte del Circo había entrado en frenesí con la esperanza de que se abriera un lugar en uno de los autos de Mercedes el año que viene, pero Hamilton no tiene intención de apartarse, por lo que seguirá siendo el primer rival de Verstappen.

La posible candidatura de un retorno de Bottas por un año nunca se consideró realmente, en buena parte porque la eventual operación no habría sido bien digerida por Frederic Vasseur, jefe de Alfa Romeo, el nuevo equipo del finlandés.

S.B