Una serie de cosas que hicieron que todo se pusiera en contra para Mercedes ese fin de semana y aún así, consiguieron defenderse y salvar el orgullo con una victoria que puede ser fundamental. Pese al triunfo, comienza una guerra abierta entre el equipo y la FIA, tal y como confirma Toto Wolff en recientes declaraciones.

“Todo el fin de semana se ha ido en nuestra contra, y alcanzó el punto máximo con la decisión de carrera. Max fue más allá del límite y debería haber sido una penalización de al menos cinco segundo. Probablemente Max lo sabía. Es ridículo. Lo que sea que se diga en las notas del director, lo vamos a aceptar. También si las notas del director están siendo machacadas y simplemente corremos duro como lo hicimos hoy. Pero si éstas dicen que no se puede sacar nadie de la pista en México, también debería ser válido aquí. Básicamente, no hay consistencia, por decirlo así”, comenta Toto Wolff.

“Hemos tenido muchos, muchos palos en la cara este fin de semana, con decisiones que podrían haberlo cambiado todo, contra nosotros o para nosotros, pero cuando todas las decisiones van en tu contra, es algo que me hace enfadar. Defenderé a mi equipo, y a mis pilotos y a lo que haga falta. Siempre he sido muy diplomático en la forma de discutir las acciones, pero la diplomacia ha terminado”, añadio