Marc Márquez se lesionó el sábado 30 de octubre practicando motocross, se perdió la carrera del Algarve y ahora se confirma que seguirá ausente por una dolencia ocular similar a la que sufrió en 2011 y que lo mantuvo cuatro meses alejado de las pistas.

El piloto de Honda, que ya se perdió el pasado fin de semana en Portugal, no estará tampoco en el Gran Premio de Valencia, que se disputará este fin de semana y será baja indefinida al sufrir una lesión ocular, igual que en 2011, una parálisis del músculo oblicuo superior derecho que le impide ver suficientemente bien como para subirse a una moto.

Además de la cita del fin de semana, Márquez se perderá los test del 18 y 19 de este mismo mes en Jerez, que son de vital importancia para marcar el camino del desarrollo de la moto de 2022, lo que sí es un contratiempo muy sensible para Honda, cuyo liderazgo en ese sentido lo ha marcado desde su llegada a MotoGP el nacido en Cervera.

Marc se lesionó entrenando con una moto de enduro el 30 de octubre y Honda comunicó que una «ligera conmoción» le impedía tomar parte del fin de semana de Portugal, donde lo sustituyó Stefan Bradl, que también correrá en Valencia. Los rumores sobre el estado real del piloto se dispararon y se empezó a especular con una recaída de la lesión en el brazo derecho sufrida en julio de 2020, incluso con un problema de visión, como al final ha sido.

En un comunicado oficial, Honda explica que una revisión al piloto detectó un nuevo episodio de diplopía. Según el doctor Bernat Sánchez Dalmau, Oftálmologo del Hospital Clínic de Barcelona, encargado de llevar a cabo la revisión, la lesión es la misma que ya sufrió en 2011.

«La exploración realizada a Marc Márquez tras el traumatismo que se produjo, confirmó que el piloto presenta diplopía (visión doble) y ha puesto de manifiesto una parálisis del cuarto nervio derecho con afectación del músculo oblicuo superior derecho. Se ha optado por realizar un tratamiento conservador con controles periódicos para seguir la evolución clínica. Este cuarto nervio derecho es el que ya se lesionó en el año 2011», explicó Sánchez Dalmau.

Márquez ya pasó por una lesión similar en 2011, cuando un golpe en la cabeza provocó el peor momento, según dijo él mismo, de su carrera. Esa temporada, en un corto período de tiempo, sufrió dos caídas con contusión cerebral, igual que ahora. Tras el segundo golpe, el de Sepang a principios de octubre, el piloto empezó a notar que con el ojo derecho veía borroso, incluso con doble visión.

Marc no corrió aquella carrera, aunque estaba convencido de que sí estaría en la siguiente, en Valencia, pero las cosas se complicaron de tal manera que perdió el titulo de Moto2 de aquel año, que fue a parar a manos de Bradl, precisamente quien lo está reemplazando tanto el año pasado como este en sus ausencias.

El piloto llegó a temer por su visión entonces, y si ésta podía finalmente impedirle volver a subirse a una moto. Durante largas semanas el piloto no recuperó al cien por cien la visión en su ojo derecho. «Cada día por la mañana, cuando me despierto, lo hago con los ojos cerrados, respiro hondo y los abro, para ver si vuelvo a ver bien. Y cada día lo mismo, veo doble», recordaba Marc angustiado en una entrevista unos años más tarde, una vez superada aquella dolencia y ya en MotoGP.

Márquez fue intervenido el 16 de enero de 2012 de una parálisis del músculo oblicuo superior derecho por afectación del 4º par craneal derecho de origen traumático, lesión sufrida a raíz del accidente de Malasia justo tres meses antes.

En total, Márquez necesito más de cuatro meses y una delicada operación ocular para restablecerse y volver a subir a la moto. Un recuerdo muy duro y aún tan fresco en su memoria que, no hace mucho, y pese a la grave lesión sufrida el pasado año en Jerez, aseguró: «La más grave fue la de Jerez, pero el peor momento de mi carrera fue cuando perdí la visión en 2011, no sabía si iba a poder volver a subirme a una moto», aseguró.

«Son momentos duros, parece que llueva sobre mojado. Tras visitar al Dr. Sánchez Dalmau se ha confirmado un nuevo episodio de diplopía (visión doble) igual que en 2011. Toca paciencia, pero si una cosa he aprendido es afrontar las adversidades con positividad. Gracias por el apoyo», sostuvo el ocho veces campeón del mundo en sus redes sociales.

S.B