José María López, Kamui Kobayashi y Mike Conway se adjudicaron el título del Campeonato del Mundo de Resistencia de la FIA 2021 tras terminar en segunda posición por detrás de sus compañeros de equipo de Toyota, Kazuki Nakajima, Brendon Hartley y Sébastien Buemi, en las 8 Horas de Bahrein.

Habiendo ampliado su ventaja en el campeonato a 16 puntos con la pole position en la clasificación del viernes, la tripulación del Toyota GR010 Hybrid #7 sólo necesitaba tomar la bandera a cuadros como clasificado para convertirse en los primeros campeones de la era de los Hypercars del WEC.

Aunque la victoria se mantuvo fuera de alcance en las 8 Horas de Bahréin que cerraban la temporada, un segundo puesto fue suficiente para que «Pechito» López, Kobayashi, y Conway completaran el doblete del triunfo en las 24 Horas de Le Mans y el campeonato del WEC por primera vez en sus carreras.

Conway lideró los primeros compases de la carrera desde la pole position después de que el veloz Alpine A480 quedara fuera de la pelea, pero Toyota le pidió que cediera la posición a un Buemi más rápido al comienzo de la segunda hora.

Los dos Toyota no se involucrarían en una lucha rueda a rueda durante el resto de la competencia, cruzando la meta con una diferencia entre los dos coches de siete segundos.

Nakajima tomó la bandera a cuadros en el Toyota #8 ganador para despedirse de la categoría el piloto japonés, donde logró tres victorias en Le Mans y el título de LMP1 2018/19.

López, por su parte, fue el encargado de conducir el Toyota #7 hacia el final para concretar el campeonato del mundo, que en su caso es el quinto a nivel FIA sumando las tres conquistas que tuvo en el Campeonato Mundial de Autos de Turismo.

Nicolas Lapierre, Matthieu Vaxiviere y André Negrao terminaron seis vueltas por debajo en el Alpine A480-Gibson #36, con problemas técnicos iniciales que impidieron al fabricante francés poner un desafío consistente a los Toyota.

Aunque Lapiere fue capaz de adelantar a Conway y Buemi en el inicio con una impresionante salida desde la tercera posición de la parrilla, su liderazgo resultó ser efímero, ya que los dos Toyota lo rebasaron antes del final de la décima vuelta.

Lapierre había caído a casi 30 segundos de los Hypercars líderes cuando en la vuelta 25 repentinamente perdió ritmo con lo que se diagnosticó como un problema en la caja de cambios. A esto le siguió un largo viaje al garaje de Alpine, asegurando que Toyota terminara la temporada con una racha perfecta de seis victorias en igual cantidad de carreras.

S.B