Kamui Kobayashi logró la pole position con el Toyota Gazoo Racing #7 en la última cita de la temporada del Mundial de Resistencia (WEC) en Bahrein. El piloto japonés anotó la vuelta más rápida de la sesión de clasificación, y lo sitúa, junto a sus compañeros, Mike Conway y José María López como máximos favoritos para llevarse el título.

El coche #7 solo necesita acabar la prueba para alzarse como campeones del WEC y revalidar la corona. Terminar en tercera posición en una carrera de tres hipercoches es suficiente para imponerse al Toyota #8, pilotado por Brendon Hartley, Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima, que se despide de la categoría.

Kobayashi hizo un 1:46.250 en su primer intento, un segundo y seis décimas más veloz que Hartley. Los dos pilotos del equipo nipón salieron de nuevo a la pista para un segundo tiempo y, mientras que el japonés no hizo una marca significativa, el neozelandés paró el crono en un 1:46.540.

Hartley se quedó a menos de tres décimas de la pole position, y sus opciones por ser campeón del mundo se desvanecen aún más. Por otro lado, el Alpine-Gibson A480, con Matthieu Vaxivere a los mandos, hizo un tiempo 0.755 segundos más lento que la pole, lo que mejora la actuación del pasado fin de semana.

S.B