Lawrence Stroll llegó con un gran poder a la Fórmula 1 con el objetivo de ayudar y apoyar enormemente la carrera deportiva de su hijo, Lance Stroll. El magnate de la moda canadiense llegó a la categoría reina invirtiendo una gran cantidad de dinero en Williams para que su hijo pudiera tener un asiento en el equipo durante las dos primeras temporadas que estuvo en la categoría reina, 2017 y 2018.

En 2019, Lawrence Stroll hacía finalmente efectiva la compra del equipo Force India y lo convertía en Racing Point, colocando a su hijo en uno de los asientos del equipo e invirtiendo enormemente en infraestructura y personal para que la estructura pudiera dar pasos hacia delante.

Para 2021, el canadiense daba un paso más, se hacía máximo inversor de Aston Martin y se convertía en el nuevo director ejecutivo de la marca británica, convirtiendo el equipo de Fórmula 1 de Racing Point, en Aston Martin Racing. Unos movimientos que demostraron la importancia del dinero en la Fórmula 1, algo de lo que habla abiertamente Lawrence Stroll en recientes declaraciones.

“Creo que el dinero siempre habla muy alto, ¿no es así? Esto continuará. Todos conocemos el límite presupuestario y también somos muy realistas en cuanto a lo que no está incluido en el límite presupuestario. Para nosotros, estas instalaciones estaban muy atrasadas. El covid-19 nos retrasó dos años, de lo contrario ya estaría terminada o cerca de completarse, pero para competir para ganar, que es para lo que estoy aquí, esta herramienta es 100% necesaria. Lo que se necesita para ganar es liderazgo y la visión adecuada, lo cual creo que aporto yo. Necesitas financiación para poder pagarlo y necesitas a las mejores personas de la industria, así como darles las mejores herramientas y procesos”, comento Lawrence Stroll.
SN-F1