Kalle Rovanperä lidera el Rally de Grecia tras el viernes por la noche en una jornada apasionante, que podría resultar decisiva en el resultado del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA de este año.

Tres pilotos diferentes lucharon por la supremacía durante el primer día completo de competición en la primera aparición del Acrópolis en el WRC desde 2013. El trío de cabeza está separado por tan solo 3,9 segundos después de un día agotador en pistas de montaña de tierra.

El finlandés de 20 años, al volante de un Toyota Yaris, terminó con 3,7 segundos de ventaja sobre el Hyundai i20 de Ott Tänak, con el líder del campeonato Sébastien Ogier dos décimas más atrás en otro Yaris.

Fue un día muy malo para los rivales de Ogier por el título. Elfyn Evans, segundo en la clasificación, pilotó todos los tramos menos el primero con el cambio de su Yaris bloqueado y perdió casi cinco minutos. Thierry Neuville, que está empatado con Evans, perdió casi seis minutos con la dirección asistida rota. Ambos se hundieron en la clasificación.

Rovanperä ganó dos de los cinco accidentados tramos en los que el rallye recorrió el país tras el espectacular inicio del jueves en Atenas. Tras una cautelosa especial de apertura en la que el joven debutante en Grecia se centró en entender el desgaste de los neumáticos en las carreteras rocosas, rebajó a Ogier y nunca se puso en cabeza.

«Eran unas condiciones realmente desafiantes y después de que Thierry y Elfyn se pusieran detrás de nosotros [en el orden de carrera], también hubo bastante limpieza de la pista», dijo. «Cuando estaba seco, las condiciones eran las que esperaba. Hay que cuidar el coche y los neumáticos, gestionar la velocidad y saber dónde empujar».

Tänak nunca estuvo cómodo. El motor de su coche se paró en varias ocasiones en los tramos revirados de la mañana y un amortiguador sobrecalentado añadió más problemas. «No tenía ninguna intuición. No me puedo pasar todo el rallye así. Es difícil, pero voy a seguir empujando», dijo el estonio.

Ogier se coló brevemente en la segunda posición, pero se vio relegado de nuevo en la última especial. La tercera posición superó las expectativas del francés después de abrir las carreteras y barrer la tierra polvorienta en la trazada para dar más agarre a los que venían detrás.

Dani Sordo estaba a 20 segundos por detrás con otro i20. El español sufrió una penalización de 10 segundos por saltarse una salida, pero tenía medio minuto de ventaja sobre el Ford Fiesta de Adrien Fourmaux, quinto.

Gus Greensmith completó los seis primeros puestos después de un día problemático que incluyó un trompo, un pinchazo y una fuga en el amortiguador de la suspensión de su Fiesta.

Fue un día decepcionante para Pierre-Louis Loubet. Una penalización en la salida y dos pinchazos fueron el precursor de la rotura de la dirección justo antes del final del último tramo.

Los pilotos de la categoría soporte completaron los diez primeros puestos. El líder del WRC2, Marco Bulacia, se mantuvo séptimo con un Skoda Fabia con el líder del campeonato, Andreas Mikkelsen, a 5,4 segundos. El líder del WRC3, Chris Ingram, fue noveno con Kajetan Kajetanowicz décimo.

El sábado es el día más largo y duro, con seis tramos y 132,56 kilómetros de competición al sur de Lamia, en pistas que estaban cubiertas de barro durante los reconocimientos. Las dobles pasadas por Pavliani y Eleftherohori serán especialmente duras.

S.B