El Gran Premio de Bélgica fue uno de los eventos más decepcionantes que tuvo la Fórmula1 en toda su historia. Las condiciones meteorológicas tan complicadas que había en Spa-Francorchamps el pasado domingo de carrera impidieron que la seguridad en pista no pudiera ser asegurada por la poca visibilidad que había cuando los autos estaban en la pista. Unas condiciones que impidieron que la carrera pudiera llevarse a cabo, sin embargo, los coches completaron tres vueltas tras el Safety Car para que el Gran Premio de Bélgica pudiera ser puntuable.

Una decisión por parte de Dirección de Carrera de la Fórmula 1 que decepcionó a los pilotos, equipos y aficionados. Muchos pilotos mostraron públicamente molestos ante la prensa y pedían que a los aficionados se les recompensara por haber aguantado cuatro horas bajo la lluvia y no poder ver una carrera de Fórmula 1. Días después de lo ocurrido, la directora general del Gran Premio de Bélgica, Vanessa Maes, confirmo que ya se encuentran estudiando alguna forma de compensación para los aficionados presentes en Spa-Francorchamps el pasado domingo.

“Es difícil hablar en estos momentos, pero nos gustaría expresar nuestra más profunda decepción por el resultado del Gran Premio. La conclusión de un año de trabajo en el que tuvimos que superar todo tipo de obstáculos. Pero la meteorología es desafortunadamente un elemento que no podemos controlar. Siempre he dicho que la salud de nuestro público es primordial. La de los pilotos también. La seguridad debe ser lo primero y, por lo tanto, respeto la decisión del director de carrera. Por supuesto, comparto la enorme decepción de nuestros espectadores, que fueron jemplares. Reflexionaré y discutiré en los días venideros con Formula One Management (FOM) sobre cómo podríamos ofrecer una compensación a nuestros espectadores después de este caso de fuerza mayor”, comento la directora general  Vanessa Maes del Gran Premio de Bélgica.
CLG-F1

.