Charles Leclerc y Carlos Sainz se turnaron al volante del SF21 con el que completaron los 100 kilómetros permitidos por la FIA para un rodaje comercial en Fiorano. La sensación es que Maranello aprovechó la oportunidad para evaluar las nuevas soluciones de Shell en materia de aceite y combustible, que harán su debut en el GP de Turquía, junto con las novedades del sistema híbrido.

Ferrari, de forma un tanto sorprendente, completó su segundo día de rodaje con el SF21 en Fiorano. Los dos pilotos, Leclerc y Sainz, se turnaron al volante del monoplaza para completar los 100 kilómetros que la FIA permite a los equipos filmar comercialmente.

La salida en su pista de casa entre dos carreras consecutivas (Bélgica y Países Bajos) sugiere que la casa de Maranello aprovechó la oportunidad para probar el motor 065/6 EVO, que debe debutar en el GP de Turquía y que el director del equipo, Mattia Binotto, había mencionado en una reunión con los medios de comunicación antes de las vacaciones de verano.

El reglamento de la F1 señala que el auto que se va a utilizar en un «filming day» debe ser el mismo que ya ha corrido, sin ninguna novedad, y debe correr con neumáticos Pirelli de demostración para que el trabajo en la pista no se pueda utilizar para desarrollar el coche.

Todo esto es cierto, pero el motor utilizado en Fiorano es mecánicamente el mismo que el que se utilizó en Spa-Francorchamps, pero es casi seguro que tenía los ajustes en el sistema híbrido, y en el aceite y la nafta que deberían garantizar un aumento de potencia cercano a los 10 caballos para la carrera en Estambul.

La «salida» de Fiorano servirá para una prueba en pista del paquete que no se verá hasta la carrera de Estambul: algunos esperaban que el debut de las soluciones pudiera tener lugar ya en Monza, pero el material para el GP de Italia ya ha sido preparado, mientras que algunas partes del ERS modificado todavía tienen que ser preparadas y sólo estarán listas para Turquía.

S.B