El equipo Yamaha anunció este jueves que Maverick Viñales no correrá en Austria y lo acusa de haber causado los daños a la moto el pasado domingo. A Maverick se le paró la moto en la grilla de la segunda largada del Gran Premio de Estiria y aseguró, tras la prueba en la que terminó último, que los cambios que el equipo habían hecho en la moto habían arruinado su carrera.

Este jueves, en la previa del Gran Premio de Austria que se celebra en el mismo circuito, Yamaha anunció que baja al español de la moto hasta nuevo aviso y, difícilmente, podrá volverse a subir a ella. «Yamaha lamenta anunciar que el equipo Monster Energy Yamaha retiró la inscripción de Maverick Viñales para el evento de MotoGP de este fin de semana», sostiene la nota remitida a los medios.

«La ausencia sigue a la suspensión del piloto por parte de Yamaha debido al inexplicable funcionamiento irregular de la moto por parte del piloto durante la carrera del fin de semana pasado. La decisión de Yamaha es consecuencia de un análisis en profundidad de la telemetría y los datos de los últimos días. La conclusión de Yamaha es que las acciones del piloto podrían haber causado daños importantes en el motor de su YZR-M1, lo que podría haber causado graves riesgos para el propio piloto y posiblemente suponer un peligro para todos los demás pilotos», concluye el comunicado de la fábrica nipona.

Yamaha informó que no reemplazará a Viñales este fin de semana y que las decisiones de si correrá en el futuro «se tomarán después de un análisis más detallado de la situación y más discusiones entre Yamaha y el piloto», lo que claramente indica que la intención es de no volver a subir al español a su moto.

Cabe recordar que Viñales había solicitado la rescisión unilateral del acuerdo que unía a ambas partes para la próxima temporada, un año antes de tiempo, debido a no verse capaz de ofrecer su mejor rendimiento con esta moto.

Está previsto que, en breve, Aprilia anuncie un acuerdo por un año (2022) con el nacido en Roses, que tras la carrera del domingo ya reconoció que confiaba en su equipo, pero que otra cosa era su relación con los jefes de Yamaha.

S.B