Ha llegado el gran día. Valentino Rossi lo deja. El «Doctor», leyenda viva del motociclismo a sus 42 años, anunció su intención de abandonar el Campeonato del Mundo de MotoGP tras la conclusión de la actual temporada 2021. Con su marcha se pone fin a una de las épocas más brillantes que nos ha brindado la competición, gracias a uno de los pilotos que ha dejado una huella más profunda tanto dentro como fuera de los circuitos.

La decisión del veterano piloto italiano del Petronas Yamaha SRT fue comunicada este jueves en una rueda de prensa extraordinaria a las puertas del GP de Estiria en la que el ’46’ anunció que dirá adiós después de 26 temporadas instalado en la élite del motociclismo. Un periodo en el que ha acumulado un total de 9 títulos mundiales -7 en la categoría reina y otros dos en 250cc y 125cc-, al margen de pulverizar numerosos récords.

Valentino fue claro en su discurso en rueda de prensa con un mensaje muy directo, que, de inicio, englobó pasado, presente y futuro: «Dije que tomaría una decisión para el próximo año después del parón veraniego, y decidí dejarlo al final de esta temporada. Desgraciadamente, esta será mi última mitad de temporada como piloto de MotoGP. Y es difícil, es un momento muy triste porque es difícil decir y saber que el año que viene no correré con una moto, ¡lo he hecho durante creo que más o menos 30 años! El año que viene, mi vida cambiará. Pero ha sido genial, lo he disfrutado mucho, ha sido un largo, largo viaje y ha sido muy, muy divertido. Son 25, 26 años en el Campeonato del Mundo, así que fue genial. Y he tenido momentos inolvidables con todos mis chicos, los que trabajan para mí, así que… ¡No tengo mucho más que decir! Sólo esto».

Rossi se despide con 115 victorias en Grandes Premios -hasta la fecha-, 89 de ellas en la categoría reina, y deja un legado abrumador, después de haber convivido con diversas generaciones de pilotos desde su lejano debut mundialista en 1996. Las reacciones tras su anunciado adiós no se han hecho esperar. El paddock ya es un clamor. No es para menos. A la espera de disfrutar de él en pista estos últimos meses y de comprobar sus éxitos futuros a los mandos del VR46, ha llegado la hora. Se marcha el mito y comienza la leyenda.

S.B