Fernando Alonso se vio sorprendido en las primeras carreras con la dificultad que estaba teniendo para recuperar su mejor nivel a bordo de un auto de Fórmula 1. El estar dos años fuera de la grilla, la situación tan excepcional que vivimos con el coronavirus que lo imposibilito estar más en pista y sobre todo, la lesión de mandíbula y en el hombro que arrastraba tras un accidente con la  bicicleta previo a la pretemporada; complicaba las cosas enormemente al dos veces campeón del mundo.

Sin embargo, con el paso de las carreras y un gran trabajo con sus ingenieros para implementar una serie de cambios en su monoplaza para adaptarlo a su forma de pilotaje, Fernando Alonso experimento una mejora excepcional acumulando varias carreras dentro de los puntos y sobre todo, consiguiendo sacar el máximo potencial tal y como confirma el director ejecutivo de Alpine, Marcin Budkowski.

“Por supuesto. Tardó algunas carreras en adaptarse, pero trabajó muy duro con el equipo para reconstruir esa confianza y reencontrarse con su rendimiento. Ahora creo que está sacando el máximo partido de su monoplaza. Por ejemplo, fue bastante impresionante verlo pilotar en Austria. En la segunda carrera, en clasificación, fue muy rápido y si no llega a ser por el desafortunado incidente con Vettel, creemos que fácilmente habría conseguido una tercera fila para la grilla de salida, lo cual dice mucho sobre si ha regresado a un alto nivel”, comenta Marcin Budkowski.
CP-E:F1.