Los cuatro pilotos oficiales del Rombo -Leonel Pernía, Damián Fineschi, Matías Milla y Tomás Cingolani- encienden los motores y definen el punto de quiebre del torneo. Después de Paraná quedarán seis fechas por delante. Renault ubica tres pilotos entre los primeros 10 del campeonato. La categoría confirmó, para su octava fecha, el retorno de los
“200 Km. de Buenos Aires” en septiembre.

Leonel Pernía -campeón 2020 y ganador de dos clasificaciones y una final este año-, Damián Fineschi -en su primer año en el equipo, con un pole position, un Sprint y una final ganada en su haber-, Matías Milla -con dos segundos puestos en Carreras Clasificatorias- y Tomás Cingolani -cumpliendo su primera temporada en el STC2000 y metiéndose en dos finales en el “top ten”- enfrentarán un circuito, el número uno, que llega a 4.219 metros de extensión.

La categoría visitó esta ciudad y este trazado a principios de año cuando cerraba la temporada 2020. En esa oportunidad Leonel Pernía dejó grabado el mejor registro de clasificación -y desde ese momento la marca a batir- con 1:26. 962/1000 a un promedio de 174,490 km/h. En esa visita, la última, además se impuso en el Sprint Clasificatorio. Hasta ese momento la última victoria del Rombo databa de 2008 cuando Guillermo Ortelli subió al escalón más alto del podio conduciendo un Renault Mégane I, luego la categoría sólo corrió en este circuito en 2011 y, ya como STC2000, en 2019 y 2021.

Las características esenciales del autódromo mesopotámico son conocidas: buen asfalto, predominan los sectores con curvas de mediana y alta velocidad -algunas interesantes, donde se pone a prueba el balance y la capacidad de tracción- y rectas no muy extensas que, mayoritariamente, desembocan en virajes veloces. Representa un gran desafío conductivo para los pilotos en busca del mejor registro y técnico para los ingenieros en el camino de la puesta punto ideal. Muchos pilotos coinciden en que los parciales dos y tres son los más relevantes.
Prensa: Super TC2000