La esperada segunda cita de Andrea Dovizioso con la Aprilia RS-GP, programada en Mugello, y llevada a cabo el martes y miércoles de esta semana, no contó con el respaldo de unas condiciones meteorológicas favorables para exprimir al máximo la segunda toma de contacto del triple subcampeón mundial de MotoGP con la máquina de la fábrica de Noale. Pese a ello, tanto el piloto como la marca italiana pudieron extraer algunas conclusiones positivas.

Las dos jornadas en el trazado toscano se caracterizaron en todo momento por la presencia de la lluvia, a veces tan ligera que la pista no estaba del todo mojada y en otras ocasiones tan intensa que habría sido calificada como condiciones de «bandera roja», de haberse tratado de un fin de semana de carreras.

Obviamente, fue imposible completar el programa de trabajo previsto, aunque «Dovi» pudo probar los cambios en la ergonomía de la RS-GP, acordados tras el primer test de abril en Jerez. A pesar de la lluvia, las vueltas en pista y el trabajo en el garaje fueron un importante paso de crecimiento para que el oriundo de Forlí se familiarizara mejor con la moto y el equipo. Los números finales del italiano fueron 23 vueltas el martes y otras 22 el miércoles en las dos jornadas celebradas en Mugello.

Precisamente, para retomar el trabajo iniciado hace un mes en Jerez en mejores condiciones, Aprilia Racing y Dovizioso están valorando la posibilidad de realizar otro test en junio. «Estaba muy contento de volver a la pista con Aprilia, especialmente aquí, en Mugello. Es un circuito especial. La emoción que siento al girar en esta pista es única. No hemos tenido suerte con el tiempo, pero aun así hemos intentado aprovechar estos dos días de pruebas. El grip no era el ideal para apretar fuerte, así que nos hemos centrado en entender y mejorar el comportamiento de la RS-GP en estas condiciones», explicó el piloto de 35 años.

«Al final del test anterior no expresé ninguna opinión definitiva porque era sólo una primera toma de contacto, y creo que sería un error hacerlo ahora después de dos días de lluvia. Está claro que tengo algunas ideas, pero creo que sería ideal tener otra oportunidad de conocer mejor la Aprilia. Estoy muy contento por el interés que ha generado mi regreso a una moto de MotoGP pero, como ya he dicho, no tengo planes a largo plazo. Me estoy divirtiendo, estoy relajado y evaluaré mis decisiones paso a paso», completó Dovizioso.

S.B