Es un hombre acostumbrado a hacer historia, pero incluso Lewis Hamilton estaba luchando por comprender su logro después de convertirse en el primer piloto de F1 en alcanzar las 100 poles en una emocionante sesión de clasificación en el Gran Premio de España. Según el británico, que superó a su rival del campeonato Max Verstappen por sólo 36 milésimas, el momento histórico no sólo se sintió tan dulce como el primero, sino que se hizo aún más dulce por los problemas que tuvo que superar durante la sesión.

Hay que retroceder casi 14 años para conseguir la primera pole de Hamilton, en el GP de Canadá de 2007, conduciendo para McLaren. «La marca de 100 es algo que no creo que nadie, particularmente yo, haya pensado que llegaría a ese número», reconoció el siete veces campeón del mundo.

«Es una locura que sean 100 y se sintió como una de las primeras. Y eso para mí lo hace aún más especial porque ha habido tantas sesiones de clasificación, tantos errores, tantos casi accidentes, tantos momentos de crecimiento. Y me encanta lo cerca que hay entre todos nosotros. Creo que es genial para los aficionados y también para las personas que están detrás de nosotros», amplió el británico.

Hamilton admitió que sintió que sus posibilidades de la pole eran escasas al principio de la sesión, ya que tuvo problemas de equilibrio después de hacer un cambio de configuración antes de la tanda. «Creo que fue una gran vuelta, y creo que es el trabajo. A veces comienzas a clasificar, eres rápido desde el principio y tienes el equilibrio correcto, y luego todo se reduce a hacer el trabajo correcto», explicó.

«No tenía el equilibrio adecuado y estaba atrasado, sin importar los cambios que estaba haciendo. Así que estaba haciendo estos cambios y esperaba que para el tercer sector esto fuera todo lo que obtuviera, así que aproveché al máximo», añadió el piloto de 36 años.

Además, Hamilton contó el balance que sentía en su Mercedes. «Tenía tanto subviraje, el auto era muy perezoso, no giraba en las curvas como yo quería. Entonces estás esperando, esperando y esperando, así que sólo estaba haciendo pequeños ajustes dentro de lo que pudimos cambiar para que el auto gire y esa es una combinación de muchas cosas. Siempre recordaré eso», detalló.

100 es un número mágico, casi mítico en muchos deportes, y Hamilton admitió que estaba luchando por asimilar la magnitud de su logro. Después de todo, sólo tres equipos de F1 han sumado tres cifras en términos de poles, y mucho menos de pilotos. «Realmente no siento que pueda calcularlo en este momento, es un número enorme. No sé cómo se supone que debo sentirme. Emocionado de que esté tan cerca y se sintió increíble», remarcó.

«La clasificación es tan especial, te encuentras con esa línea y te das cuenta de que estás por delante y estás pensando ‘¿cómo voy a exprimir más? ¿Encontrarán los otros muchachos una décima, dos o tres en la próxima vuelta, o ninguna?’ Es angustioso para los fanáticos y para uno. Es un número tan grande que es difícil expresar lo loco y asombroso que es. Realmente no sé qué más decir», completó el británico.

Hamilton entra ahora en la carrera en busca de una quinta victoria consecutiva en el Gran Premio de España y la sexta en la general, buscando aprovechar su ventaja de ocho puntos sobre Verstappen en la clasificación de pilotos.

S.B