Ferrari tuvo una mejora importante esta temporada en comparación al rendimiento que tuvieron en 2020, cuando completaron una temporada realmente discreta en la que únicamente pudieron ser sextos en el campeonato de constructores. Una de las razones de tal bajón de potencial fue la limitación que recibieron en su motor, el cual pasó a ser el peor de la grilla con diferencia en comparación al resto de los fabricantes.

Para esta temporada 2021, Ferrari invirtió mucho potencial económico, tecnológico y técnico para diseñar una unidad de potencia nueva con la que dar un paso hacia delante, y lo están consiguiendo. El equipo dio un paso monumental hacia delante y se espera que luchen por el tercer lugar en constructores. Sin embargo, todavía parecen no estar satisfechos del todo con su motor y avisan que seguirán trabajando para conseguir una unidad de potencia muy competitiva de cara al futuro.

“Todavía nos falta un poco de potencia en el motor, aunque hemos progresado muy bien en eso, tanto en clasificación como en carrera. Eso puede hacernos vulnerables en un duelo en carrera. También hemos hecho progresos significativos en la aerodinámica, pero todavía no estamos al nivel de los dos equipos punteros.

Teníamos las manos prácticamente atadas por la homologación. Muchas áreas estaban bloqueadas. Con el motor, tienes que encontrar rendimiento sin dañar la estabilidad. Son dos tareas en una. El tiempo de desarrollo lleva más tiempo que con el coche. Reaccionamos bien en el poco tiempo que teníamos”, comenta Mattia Binotto.

“Al día de hoy, la diferencia entre los motores individuales no es lo suficientemente grande como para que haga falta igualdad. Hay una buena convergencia natural de dos décimas de segundo. No tendría mucho sentido pedir paridad. Por supuesto, nuestro objetivo no es llegar a una ventana de dos décimas. Queremos ser los mejores. Será necesario otro gran esfuerzo para dar un paso más en 2022. Sabemos que todavía no somos los mejores y que aún tenemos oportunidades para mejorar”, añade. El Italiano.