Mark Webber recibió una atractiva oferta de la Scuderia Ferrari tras la temporada 2013 que le hubiera permitido ser compañero de equipo de Fernando Alonso en 2014. Sin embargo, las condiciones que puso el equipo de Maranello no convencieron al piloto australiano, quien finalmente decidió abandonar la categoría y pilotar para Porsche en su nuevo proyecto en el Mundial de Resistencia.

Años después de esa oferta, Mark Webber, quien estuvo doce años en la grilla de la Fórmula 1, habla sobre lo que es ser piloto de Ferrari y la responsabilidad que eso conlleva. Admite que ser piloto del equipo de Maranello es tener la capacidad de aguantar una presión enorme continuamente, ya que ante la falta de resultados siempre será el piloto el que sea el culpable de la falta del potencial en pista. Una opinión que puede ser más o menos justa, pero que han sufrido pilotos como Sebastián Vettel o Fernando Alonso en el pasado.

“Estar en Ferrari significa formar parte de un equipo con un mayor nivel de intensidad. La Fórmula 1 es dura, pero Ferrari lo, es más, porque cualquier piloto sufre su entorno difícil, porque el rojo es una religión en Italia. Allí el piloto siempre es el objetivo si el equipo comete un error o pasa cualquier cosa. El culpable siempre es el piloto, porque el coche nunca es el problema”, comento Mark Webber.
DC-E:F1.