Luego de haber confirmado su desvinculación de Ezequiel Giustozzi tras la carrera de Buenos Aires, Guillermo Ortelli anunció que la familia Bonelli se hará cargo de la atención de sus impulsores. «Ya trabajando con los hermanos Bonelli de motoristas para la próxima», anunció el piloto de Salto en las redes sociales.

De esta manera, el séptuple de la Máxima apostará a recuperar protagonismo con el Chevrolet del LCA Racing, de la mano de Próspero y Nicolás Bonelli, cuando se dispute la tercera fecha de la temporada en San Nicolás. «Vinieron hoy. Trajeron los dos motores que son propiedad de Ortelli. Ahora tenemos que revisar y ver qué se puede hacer. La idea es armar lo que se pueda para la próxima carrera y después empezar a trabajar para más adelante», le contó Pope a Pole Position por la Radio de mi País AM 1170 y Radio Décadas AM 1090.

«Nosotros queremos que el motor ande parecido al que tenía el Laucha (Laureano Campanera). Que ande bien y que estén conformes. Nuestra intención es despreocuparlos del motor, que sea estable y no se rompa, y que ellos puedan trabajar en el auto», completó Próspero Bonelli.

S.B

Compartir