Es un caso de lo viejo y lo nuevo para Haas en 2021, luego de que el equipo estadounidense presentara un diseño renovado para el auto en el que su nueva alineación de pilotos, Mick Schumacher y Nikita Mazepin, hará su debut en la Fórmula 1.

Por lo general, Haas lo mantiene discreto con sus lanzamientos de F1. Además de un hábil evento de revelación en el RAC de Londres en 2019 para marcar su desafortunado acuerdo con el entonces patrocinador principal, Rich Energy, el equipo tiende a enviar imágenes renderizadas antes de quitar las cubiertas a la antigua en la calle de boxes la primera mañana de pruebas.

Esa es la estrategia que están empleando este año, con el equipo manteniendo su auto 2021 real en secreto y en su lugar mostrando una nueva apariencia que abandona el gris familiar de Haas Automation, la compañía de herramientas del propietario Gene Haas, por una decoración predominantemente blanca.

También hay franjas azules y rojas que, además del blanco, denotan la bandera rusa, en apoyo de su patrocinador principal, Urakali, una empresa de fertilizantes que pertenece en parte al rico empresario Dmitry Mazepin, padre de Nikita. El VF-21 se desplegará frente al garaje de Haas en Bahrein a las 8.30 hora local el viernes 12 de marzo, antes de que comience a funcionar una hora y media más tarde.

Haas comentó que sus pilotos novatos, que reemplazan la alineación experimentada de Kevin Magnussen y Romain Grosjean, dividirán la tarea entre ellos cada día de la prueba de tres días. «Nos enfrentamos a un año de aprendizaje con los pilotos mientras técnicamente miramos hacia el futuro», reconoció Guenther Steiner, el director deportivo de la escudería.

Por su parte, el propio dueño del equipo, Gene Haas, también se pronunció en la misma línea. «No es ningún secreto que el VF-21 no se desarrollará, ya que ahora enfocamos nuestras energías en el auto para 2022 y, lo que esperamos, será un campo de juego más nivelado. Todos sabemos aproximadamente dónde esperamos estar esta temporada en términos de competencia, pero debemos asegurarnos de estar allí para aprovechar las oportunidades cuando se presenten», explicó.

«Definitivamente es un caso de cambio total, pero espero que volvamos a estar en la mezcla para sumar algunos puntos en estas carreras. Han sido un par de temporadas difíciles, pero también hemos puesto nuestros ojos en el panorama general, en particular en 2022 y la implementación de las nuevas regulaciones», añadió Haas.

El equipo estadounidense terminó noveno en el campeonato de constructores el año pasado, un lugar por encima de Williams, y este torneo enfrenta una campaña difícil al haber decidido limitar el desarrollo para centrarse en el auto 2022 cuando cambien las regulaciones.

S.B

Compartir