Los nuevos proyectos de Gresini Racing para Moto2 y Moto3 vieron la luz el miércoles durante su presentación oficial. Un acto atípico, ya que el equipo sigue sin contar con su piedra angular, el jefe de equipo Fausto Gresini, que continúa con su larga recuperación en el hospital debido a su lucha contra el COVID-19.

A pesar de ello, la escudería italiana continúa trabajando duro en los preparativos de la próxima temporada. Con una imagen totalmente renovada en la categoría ligera, el Indonesian Racing Team Gresini Moto3 cuenta con uno de los pilotos más experimentados de la divisional: Gabriel Rodrigo.

Gabri hizo su debut en el Mundial de Moto3 como piloto permanente durante la temporada 2015 de la mano del RBA Racing. Permaneció allí hasta la campaña 2018, donde gracias a sus buenos resultados y a su primer podio mundialista, en 2019, el Kömmerling Gresini Moto3 lo contrató.

Este 2021, el hispano-argentino celebrará su tercera temporada en las filas de Gresini, donde intentará marcar la diferencia. «En mi primer año con Gresini aprendí mucho, aunque las lesiones frenaron mi ritmo. Para este año optamos por seguir una estrategia diferente y un campeonato al sprint como el de 2020 no nos ayudó. El año pasado estábamos un poco perdidos, pero somos rápidos, aprendimos mucho en estos dos años y en 2021 podemos marcar la diferencia», comentó piloto de 24 años.

Tras un 2020 atípico y complicado, el ‘2’ afrontará este certamen como un punto de inflexión y no esconde su deseo por convertirse en unos de los grandes protagonistas en un Mundial donde arranca de cero. «Después de un 2020 tan intenso necesitaba dejar todo esto atrás. Hice un ‘reset’ completo, sobre todo en el aspecto mental, y ahora tengo ganas de volver a empezar: el objetivo es luchar por el título y ser un verdadero aspirante», aseguró Rodrigo.

Además, Gabri asegura que llegará en un gran estado tanto físico como mental al inicio de la temporada, gracias al duro trabajo realizado durante el receso invernal. «Estuve entrenando mucho con la moto de motocross y creo que es un avance porque me hizo mucho más fuerte sobre la moto. Estoy trabajando duro mentalmente y estoy muy motivado de nuevo para la próxima temporada, lo que me ayudará mucho», remarcó.

El objetivo principal de Rodrigo para este 2021 será luchar por el título mundial de Moto3, aunque sabe que no será fácil, ya que la categoría ligera es una de las más competitivas. «Este año podemos hacerlo bien. Pero todos los pilotos pueden ser aspirantes al título, como demostró Jeremy (Alcoba) el año pasado. Eso es lo bonito de Moto3, es una categoría equilibrada en la que todo el mundo está realmente en el juego», sostuvo.

Por último, el hispano-argentino no se olvidó de hacer una especial mención al devastador incendio que destruyó las instalaciones del circuito de Termas de Río Hondo, algo que lo toca muy de cerca. «Me enteré del incendio mientras me entrenaba. En Argentina están sufriendo mucho el COVID-19 dada la situación sanitaria y económica. El incendio fue otro duro golpe. Me enteré de que el Circuito tenía un seguro para este tipo de eventos y eso me reconforta. El año pasado no pudimos ir a Argentina y tengo muchas ganas de correr allí porque el ambiente es especial», completó Rodrigo.

S.B

Compartir