Luego de haber transitado un tiempo sin mostrarse en pista, Leandro Elizalde producirá la vuelta a la actividad del Fiat 500, modelo que supo utilizar dos temporadas atrás y sobre el que se trabajó de manera intensa para volver a mostrarse de modo competitivo tal como se espera desde la primera fecha del año para la Clase 2 del Turismo Pista.

En busca de cumplir con el cometido esperado, el piloto de El Palomar supo llevar adelante una serie de pruebas en Buenos Aires, donde obtuvo sensaciones positivas que lo mostraron en crecimiento permanente y localizando las mejoras que esperaba tener para terminar de definir la apuesta por este modelo, que tendrá atención de Fernando Monti y motores de Enrique Bustos tal como venía ocurriendo oportunamente.

«Hemos decidido darle la posibilidad al Fiat 500 y renovar nuestro desafío para que el auto se muestre competitivo. La realidad es que se ha trabajado mucho y se advirtieron sensaciones buenas que esperamos mantener para tener un año competitivo a bordo de este auto, el cual probaremos en las comunitarias para terminar de confirmar el potencial de cara al fin de semana», indicó el propio Elizalde al respecto.

S.B

Compartir