Romain Grosjean disputará la temporada 2021 de IndyCar con el equipo Dale Coyne Racing, pero no en su totalidad. El francés, que participó en 180 Grandes Premios de Fórmula 1, tomará parte en las 13 carreras en circuitos permanentes y urbanos del calendario de la IndyCar 2021; mientras que su primer test con el auto DCR-RWR será el 22 de febrero en Barber Motorsports Park.

El francés de 34 años descartó competir en las carreras de gran velocidad en los óvalos de Texas Motor Speedway –que este año alberga dos citas– y en el Indianapolis Motor Speedway para la 105ª edición de las 500 millas de Indianápolis. Sin embargo, Grosjean le comentó a Motorsport que está interesado en probar en el óvalo de World Wide Technology Raceway en Gateway, que volvió al calendario de la IndyCar en 2017.

En las cuatro temporadas de Fórmula 1 con Lotus, Grosjean consiguió 10 podios, y terminó octavo y séptimo en el campeonato en 2012 y 2013, respectivamente. Sin embargo, las últimas cinco temporadas las pasó con el equipo Haas, donde cada vez le costó más brillar.

Para Grosjean, la oportunidad de volver a un campeonato donde puede volver a luchar por ganar le hizo revivir su pasión por el automovilismo. «Estoy muy emocionado por esta oportunidad de correr en Estados Unidos en la IndyCar. Tenía diferentes opciones para esta temporada, y la IndyCar era mi favorita… aunque, ¡todavía no estoy preparado para enfrentarme a los óvalos!», afirmó.

«La IndyCar tiene una grilla mucho más equilibrada que a lo que he estado acostumbrado en mi carrera hasta ahora. Será emocionante volver a luchar por podios y victorias», amplió.

La última carrera de Grosjean en la F1 fue el Gran Premio de Bahrein del pasado mes de noviembre, donde sufrió un aparatoso accidente que terminó en un incendio, y sufrió algunas quemaduras en los pies y las manos. «Mi mano izquierda todavía se está recuperando, pero estamos a punto de volver a subirnos a un auto de carreras y empezar el próximo capítulo de mi trayectoria», reconoció.

Coyne se puso en contacto con varios pilotos de Fórmula 1 que finalizaban contrato en 2020 y algunos de Fórmula 2 que no tenían la oportunidad de subir a la F1 este año, pero se quedaron impresionados con Grosjean desde antes de comenzar las negociaciones. «He oído hablar mucho de lo estudioso que es Romain. De cómo se esfuerza por establecer un vínculo con su ingeniero de carrera y encontrar soluciones a cualquier problema. Esa es exactamente la actitud que quieres de un piloto, y es especialmente importante cuando se tratando de aprender todo sobre en un campeonato que le es totalmente ajeno», explicó.

«Creo que Romain va a ponerse al día muy rápidamente, como Álex (Palou, que cambió DCR por Ganassi), y una vez que haya visto todos los cambios que se pueden y no se pueden hacer con estos coches en cuanto a configuración, ayudará a impulsar el equipo. Sólo hay que ver su palmarés en la GP2 para ver lo que puede hacer. Ganó el campeonato (en 2011) y un par de títulos de GP2 Asia», remarcó Coyne.

Rick Ware, que la semana pasada fue confirmado como piloto de Coyne para 2021, también se pronunció al respecto. «Estoy encantado de afrontar mi primera temporada completa de IndyCar con Dale Coyne Racing, y tener un piloto del calibre de Romain Grosjean al lado lo hace mucho más emocionante», aseguró.

En el test de Barber, Grosjean probará junto al nuevo fichaje de DCR, Vasser Sullivan y Ed Jones, un veterano con tres temporadas en la IndyCar que regresa al campeonato tras un paréntesis de un año.

Preguntado por Motorsport sobre si estaría interesado en convertirse en un sustituto, o si la F1 estaba completamente acabada para él, Grosjean dejó claro que no estaría en contra de la idea si hubiera una oferta. «Creo que es un libro cerrado, pero nunca digas nunca. Si hay alguna buena oportunidad en la Fórmula 1, estaría más que feliz de tomarla. Tengo la experiencia y creo que puedo adaptarme al auto», expresó.

«Hemos visto con Pierre Gasly que recientemente ha sido positivo por COVID, que el COVID sigue existiendo, por lo que siempre hay un riesgo de que un piloto no compita en una carrera. Luego, los más recientes fuera de la Fórmula 1 somos Kevin (Magnussen), yo mismo y Alex Albon, así que tenemos la experiencia y conocemos los coches más recientes. Así que es de esperar que nos llamen», explicó.

«Pero realmente, creo que una cosa que aprendí con mi accidente es que la vida es corta y quiero tener la opción de decir que no a algo. Y si es estar en la Fórmula 1 para apenas salir de la Q1 una o dos veces al año, y tener eso, ese capítulo está cerrado para mí. Prefiero mirar otros lugares donde pueda ir a correr y potencialmente intentar ganar carreras», añadió el francés.

La carrera de Grosjean en la F1 terminó de forma abrupta tras el impresionante accidente en Bahréin el año pasado, por lo que sigue deseando tener una despedida adecuada de la categoría con un último test.

El año pasado, el jefe de Mercedes, Toto Wolff, comentó que si a Grosjean no se le podía ofrecer esa oportunidad en otro equipo, entonces estaría abierto a darle una oportunidad. «Sigo teniendo muchas ganas de subirme al coche de Mercedes F1, seguro. Es una oferta que no se puede rechazar, y sólo para mí tener una comprensión del sabor de ese coche y cómo estaba funcionando», reconoció el galo.

«En este momento, creo que están absolutamente a tope en la construcción del nuevo coche para la nueva temporada. Así que no voy a llamar a Toto ahora mismo, pero puede esperar una llamada, eventualmente, y que le pida que lo pruebe. La oferta me ha tocado de buena manera. Me sorprendió que fuera una forma tan natural de hacerlo y, obviamente, me encantaría hacerlo», completó Grosjean.

S.B

Compartir