Mick Schumacher tomó el relevo de Carlos Sainz al volante del Ferrari SF71H en la tarde del jueves y continuará probando el viernes por la mañana, en Fiorano. En tanto, Callum Ilott cerrará el test de la escudería italiana.

Schumacher no desentonó del resto de pilotos de Ferrari. El alemán concluyó su primera media jornada en Fiorano completando el programa establecido con casi 50 vueltas y dos paradas de media hora.

El campeón de Fórmula 2 llegó a girar con cierta agilidad en 57.43s. El viernes tendrá la oportunidad de seguir mejorando tras su primer contacto con la F1 desde el test con el Haas VF-20 en Abu Dhabi después el último Gran Premio de la temporada a mediados de diciembre.

Por la tarde, el cielo se despejó y Schumacher gozó de mejores condiciones y un asfalto más caliente que el que se encontró Carlos Sainz por la mañana. Además, en este cuarto día de pruebas de Ferrari el asfalto cada vez tiene más goma acumulada y Schumacher dio la sensación de encontrarse cada vez más cómodo al volante de un Fórmula 1, demostrando que el trabajo de preparación de cara a su temporada de debut con Haas va por buen camino.

Schumacher volverá a la pista este viernes por la mañana a partir de las 9:30h, antes de ceder el cockpit a Callum Ilott para cerrar los cinco días de pruebas en Fiorano.

S.B