Mientras Carlos Sainz participaba en su primera jornada de test con el equipo Ferrari de F1, Sebastian Vettel entraba por las puertas de la sede de la escudería Aston Martin, con la que competirá a partir de esta temporada. El alemán conocio el equipo, que toma el lugar en la grilla de Racing Point, conocio a sus nuevos compañeros y se probo el asiento para el coche con el que correrá este año.

Este proceso, por el que han pasado el resto de pilotos en los últimos días, fue ilustrado en las redes sociales del equipo británico… y las imágenes han dado mucho que hablar. Obviamente no porque se haya visto el coche de F1 que pilotarán Vettel y Stroll este año ni mucho menos, sino porque el ‘look’ de Sebastian fue toda una sorpresa.

Tal y como podemos ver, Vettel perdio mucho pelo y deja a la luz un importante problema de alopecia. El tetracampeón alemán llegó a la sede de Aston Martin en un SUV de la marca, el DBX, y se bajó con la gorra puesta. A juzgar por las imágenes, solo se la quitó durante los instantes en los que se hizo el asiento.
Más allá de esta ‘anécdota’, para Seb, hoy comenzo una etapa importante en su carrera deportiva. Por primera vez, obviando su año en Toro Rosso, no estará en un equipo de primera fila, sino en una escudería de la parte media de la grilla dispuesta a crecer.
CR-E:F1.