Carlos Sainz ya es piloto Ferrari al 100%. Aunque ya había visitado Maranello y estrenado sus nuevos colores el pasado diciembre, y lleva gran parte del mes trabajando con la Scuderia, este miércoles 27 de enero quedará siempre como la fecha de su primer test con el equipo más laureado de la historia.

Puntual, a las 9.30, con sol pero aún cierto frío, el español salía a hacer su primera vuelta de instalación con el SF71H que disputó la temporada 2018 de F1. Luego, mientras numerosos tifosi (cada vez más durante todo el día) y algún medio observaban con atención desde el puente que pasa fuera del circuito de Fiorano, completó en 59.9s su primera vuelta cronometrada, lejos del límite.

Con un diseño nuevo de casco (más rojo) y su inseparable número 55 en la Ferrari, Sainz fue acumulando vueltas e hizo todo tipo de simulaciones para conocer los métodos de trabajo de los del Cavallino, a los técnicos con los que disputará el mundial 2021. El piloto de 26 años hizo simulaciones de tandas largas, cortas, y prácticas del proceso de salida y de pitstop.

Tras una pausa a mediodía, el madrileño volvió al auto por la tarde, y acumuló una muy valiosa experiencia. En total completó 118 vueltas al circuito de 3,021 kilómetros. Es decir, la primera jornada de Sainz con Ferrari culminó con 365 kilómetros.

Su debut lo siguieron atentamente su nuevo compañero, Charles Leclerc, su padre Carlos Sainz, y nada menos que el CEO de Ferrari, John Elkann. El 55 volverá a la actividad el jueves por la mañana, antes de dejar el auto en manos de Mick Schumacher y Callum Ilott para la última jornada y media de estos test privados de Ferrari.

«Es un día que nunca olvidaré. Esta mañana sonó la alarma al amanecer porque teníamos algunas reuniones muy temprano antes de salir a la pista. Uno de los momentos más especiales para mí fue cuando llegué al circuito y vi el Ferrari con mi número 55. Estaba ansioso por subirme al auto y esa primera vuelta de instalación fue emocionante», comentó Sainz.

«Luego nos pusimos a trabajar y estoy muy contento de cómo se desarrolló el día. Completamos un programa extenso y me familiaricé con toda la configuración, los ingenieros y mecánicos, el volante, los procedimientos que obviamente son un poco diferentes a los del coche que conduje la temporada pasada. Fue muy agradable tener a mi padre junto a mí en un momento tan importante de mi carrera. Quiero agradecer a Mattia, Laurent y a todos en Ferrari por darme una bienvenida tan cálida y un primer día tan positivo en el coche de 2018. Estoy muy feliz y no podría haber deseado un mejor arranque», agregó el español.

Dado que la Fórmula 1 redujo a sólo tres días (día y medio para cada piloto) las pruebas antes del mundial, es clave que Sainz adelante el trabajo de acondicionamiento a los procedimientos de Ferrari.

A la espera de saber si hará más test, la siguiente vez que veamos a Sainz en pista será en los test de pretemporada en Bahrein, con el SF21 con el que competirá este año. Un auto que tendrá un motor mejorado y con el que Ferrari pretende dejar atrás el lamentable campeonato 2020.

S.B

Compartir