Lewis Hamilton reconoció que debió atravesar una de sus «semanas más difíciles» en este momento que lucha contra el coronavirus, pero aún tiene esperanzas en competir en el GP de Abu Dhabi de Fórmula 1.

El británico dio positivo por COVID-19 el lunes pasado, después del Gran Premio de Bahrein. Desde ese momento se puso en aislamiento forzado en su hotel. Su lugar en el equipo Mercedes durante el Gran Premio de Sakhir del pasado fin de semana fue ocupado por George Russell. El piloto británico luchó por la victoria en la competencia antes de que sus esperanzas se frustraran por un error del equipo en boxes y un pinchazo en la parte final de la carrera.

Hamilton habló por primera vez en redes sociales desde que fue detectado como positivo a la enfermedad. En su mensaje contó que estaba alentado de que, por primera vez desde que resultó contagiado, pudo hacer ejercicio.

El sitio especializado Motorsport recogió su testimonio. «Sé que la semana pasada no estuve en contacto, pero definitivamente ha sido una de las semanas más difíciles que he tenido en algún tiempo. He estado concentrado en recuperarme y tratar de ponerme en forma, para poder volver al auto y correr la última carrera en Abu Dhabi», publicó en Instagram.

«Hoy me desperté sintiéndome genial y realicé mi primer entrenamiento, así que sólo quería enviarles un mensaje de positividad, hacerles saber que estoy bien y agradecerles a todos por enviarme los increíbles videos y mensajes. Realmente es algo que aprecio y espero que dondequiera que estés, mantengas una actitud positiva y luches contra lo que sea que estés enfrentando. Yo espero volver al coche pronto», amplió el siete veces campeón del mundo.

Hamilton deberá obtener un resultado negativo en la prueba en Bahrein antes de que se le permita viajar a Abu Dhabi. Luego, debido a las restricciones de biosfera sin precedentes que se han impuesto para el final de la temporada de la máxima categoría, necesita pasar por otro aislamiento de 48 horas antes de poder ingresar al paddock de la F1.

El jefe de Mercedes, Toto Wolff, había admitido a principios de esta semana que Hamilton no estaba pasando por los mejores momentos al lidiar con la enfermedad, ya que se vio obligado a perderse su primera carrera de F1 desde que llegó a la categoría en 2007. La situación es desagradable», aseguró Wolff durante un evento mediático organizado por Sky Sports Alemania.

«Si no estás en casa, pero estás acostado en tu habitación de hotel, es naturalmente desagradable», concluyó Wolff.

S.B

Compartir