El mexicano Sergio Pérez fue calificado como un verdadero «héroe» al obtener la «histórica» victoria en el Gran Premio de Sakhir, primer triunfo en una carrera de la categoría en medio siglo para un piloto de ese país.

Este triunfo en el circuito de Bahrein marca una trayectoria brillante en la carrera en las pistas profesionales de 10 años del joven piloto mexicano

«50 años después, Checo a historia», «Soy Leyenda», «Orgullo mexicano» y «Checo Pérez firma la mejor campaña de su carrera», son algunos de los titulares en los medios escritos y digitales.

La victoria resonante del experimentado piloto originario de la occidental ciudad de Guadalajara, la segunda del país, ocurre a medio siglo de que el legendario Pedro Rodríguez ganara por el GP de Bélgica, tres años después de subir al podio en el de Sudáfrica.

Rodríguez, lamentablemente, perdería la vida un año después de hacer historia con su segundo GP en las 200 millas de Norisring, en la ciudad de Nurenberg, Alemania.

Pérez, de 30 años, empezó en los seriales kart nacionales, luego pasó a la Fórmula 3 británica y al subcampeonato en la GP2 en 2010, mientras que en la temporada siguiente ingresó en la F1 con la escudería Sauber.

«Tantos años, tantos esfuerzos, tantos sacrificios, momentos malos y buenos, falta de oportunidades. Tantos momentos en mi vida he soñado con estar aquí y hoy es un día muy especial», afirmó Pérez tras conquistar el circuito.

La victoria le cayó del cielo cuando se encuentra en medio de complicadas negociaciones para ingresar a un nuevo equipo, pues la prensa especializada lo vincula con Red Bull a partir de 2021, pues Racing Point no le renovará el contrato.

«Es uno de los días más increíbles de mi vida. Porque tantos años lo he soñado. Poner ese himno nacional en lo más alto de la F1», afirmó después de llorar mientras escuchaba este cántico y portaba en sus manos el trofeo obtenido.

El triunfo fue logrado en la víspera después de que Pérez se hallaba en el lugar 18 luego de haber arrancado quinto en la penúltima carrera del año.

En la primera vuelta recibió un toque de la Ferrari del monegasco Charles Leclerc obligándolo a ir a los pits y regresar en el último lugar a la pista.

Sin embargo, gracias a su audacia y a que aprovechó todas las oportunidades, logró remontar 15 posiciones para finalmente cruzar primero la meta. El 15 de noviembre en Turquía ya se vislumbraba que Pérez traía consigo una buena racha al llegar en segundo lugar.

«Sergio Pérez logró lo que Ayrton Senna quería hacer cuando menos alguna vez en su carrera», señaló exaltado el deportivo Cancha en alusión al fallecido tetracampeón brasileño. «La leyenda brasileña del automovilismo decía que la carrera ideal para un piloto era ganarla desde el último puesto en la grilla», indicó.

El piloto mexicano logró esta proeza, indicó el matutino al recordar que Checo Pérez registra su mejor temporada con 125 puntos, que lo sitúan en el cuarto puesto del Mundial que ya coronó al británico Lewis Hamilton (Mercedes).

En la capital mexicana medio centenar de seguidores desafió el frío de la temporada y se congregó al pie del emblemático Ángel de la Independencia, donde se suelen celebrar los triunfos deportivos de los mexicanos, especialmente de la selección de fútbol.

La victoria fue celebrada por expertos mexicanos en automovilismo, como Jo Ramírez, ex coordinador de McLaren y quien señaló que se trata de un «logro histórico» no sólo para la F1, sino para «el automovilismo mexicano y el de Latinoamérica».Según Ramírez, que trabajó en el equipo v británico entre 1984 y 2001, la clave del triunfo de Pérez en el desierto fue que «nunca se dio por vencido.
P.A-E:F1-Sergip Perez.

Compartir