Sébastien Ogier está cerca de lograr un séptimo título en el Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA después de un día extraordinario en el Rally de Monza el sábado. El francés completó la penúltima etapa de la prueba final de la temporada con una ventaja de 17,8 segundos con su Toyota Yaris, después de que su compañero de equipo y favorito al campeonato, Elfyn Evans, se accidentara en las traicioneras carreteras cubiertas de nieve.

Tres tramos más en el famoso circuito de la catedral de la velocidad de Monza el domingo, que sumarán 40,25 km, separan a Ogier del título, pero las condiciones en el norte de Italia son tan exigentes que no será un paseo por el parque para el piloto de 36 años.

El tercer clasificado, Evans, era el más rápido a mitad del tramo de Gerosa de esta tarde en los Alpes italianos, cuando fue sorprendido por las condiciones. Su Yaris patinó por un talud hasta un árbol.

Deportivamente, Evans fue rápidamente de nuevo a la carreta para advertir a Ogier del peligro inminente y evitar que su colega se le uniera en la maleza.

«Llegamos a una curva plana a la derecha con una frenada corta y la superficie de la pista había cambiado. Cuando frené, era como un cristal y no había ninguna posibilidad de que disminuyéramos la velocidad. Me vino completamente por sorpresa», admitió un decepcionado Evans.

«Tienes que estar ahí, tienes que intentarlo. No vas a ganar nada quedándote sentado y creo que todo el mundo tenía que arriesgarse. En realidad tenía el cambio superficial en mis notas, pero no anticipé que sería tan extremo.»

El péndulo osciló de un lado a otro entre Ogier y Dani Sordo en una batalla matinal sin aliento en carreteras principalmente mojadas después de que gran parte de la nieve que cubría la zona se derritiera durante la noche.

La ventaja cambió en cada tramo antes de que Ogier se librara del español, que eligió la precaución sobre la valentía después de la salida de Evans esta tarde. La nieve profunda hizo que la penúltima especial se cancelara, pero Ogier no daba nada por sentado.

«En este momento, si nos fijamos en la clasificación del campeonato, Elfyn está 14 puntos por delante de nosotros, así que todavía tenemos que sumar puntos», dijo.

Ott Tänak terminó tercero, 4.3segundos detrás de su compañero de equipo Sordo. Si el dúo mantiene esos puestos sería suficiente para Hyundai Motorsport para retener el título de constructores.

Los finlandeses Esapekka Lappi y Kalle Rovanperä fueron cuarto y quinto con Ford Fiesta y Yaris respectivamente. Lappi sobrevivió a un trompo y Rovanperä salió ileso después de patinar contra un muro.

El líder del WRC 3 Andreas Mikkelsen, Oliver Solberg y Jari Huttunen fueron los siguientes, con el líder del WRC 2 Mads Østberg y Emil Lindholm completando la tabla de clasificación.

Gus Greensmith y Ole Christian Veiby se estrellaron después de violentos accidentes en la misma curva, mientras que Thierry Neuville no volvió a arrancar después de su abandono de ayer, ya que Hyundai eligió mantener al belga fuera de las carreteras de la montaña.

S.B

Compartir