Lewis Hamilton, flamante séptuple campeón de la Fórmula 1, fue consagrado como el afro-británico más influyente no sólo por sus éxitos en pista, sino por su compromiso en la lucha contra el racismo y con el movimiento «Black Lives Matter».

El piloto que acaba de igualar el récord de coronas en la máxima categoría del legendario alemán Michael Schumacher, fue ubicado por un jurado independiente en la cima del Black Powerlist 2021 que premia a los personajes británicos de origen africano.

Hamilton decidió aprovechar su popularidad para denunciar el racismo en el deporte y en el mundo y la violencia policial de origen racial que especialmente se ejerce en Estados Unidos tras el asesinato de George Floyd en Minneapolis, en mayo.

Menos de un mes después, el británico invitó a sus colegas a imitarlo cuando se arrodilló en la pista antes del primer Gran Premio de la temporada para protestar contra esa violencia racial y alentó el incremento de la participación de los pilotos negros en ese deporte.

«Estoy muy orgulloso por este reconocimiento. Me gusta pensar que son sólo una parte de una cadena humana que está impulsado un cambio», comentó al respecto Hamilton, que alguna vez confesó haber sido víctima de racismo en su niñez, aunque no sólo.
En la elección que lo consagró, el flamante campeón mundial superó a personajes como el profesor Kevin Fenton, que es un alto funcionario de la salud pública que estuvo en la primera línea de fuego en la batalla contra el Covid-19 en los hospitales londinenses.
Más atrás se ubicó el rapero Stormzy, quien prometió donar diez millones de libras esterlinas durante los próximos diez años a las entidades benéficas que combaten por la igualdad de razas.
ADL-E:LewisHamilton-F1