Entre Valentino Rossi y el Covid-19 continúa la no exactamente historia de amor. El italiano, que tras el GP del domingo había regresado con su avión privado a Tavullia, el martes dio positivo (o, según la hipótesis de sus médicos, era un falso positivo) por el test realizado con vistas al GP de la Comunidad Valenciana programado para este fin de semana.

El resultado fue comunicado el miércoles al piloto de Yamaha, y Valentino se sometió inmediatamente a un nuevo hisopado en ese punto, cuyo resultado en la mañana del jueves dio negativo.

Esta situación permitió que Rossi pudiera partir a última hora de la mañana rumbo a Valencia, donde llegó a primera hora de la tarde, no sin antes haberse realizado un tercer hisopado que, de ser negativo (el resultado se conocerá por la tarde), le permitirá encaminarse el viernes al comienzo de la actividad oficial. Hasta entonces, Rossi deberá permanecer aislado.

Por lo que se desprende, en caso de una nueva positividad del nueve veces campeón del mundo, Yamaha aún no tendría intención de reemplazarlo por Garrett Gerloff -a pesar de los rumores de una inminente llegada del estadounidense al paddock-, que había manejado su moto el viernes pasado.

Mientras tanto, el MotoGP anunció que Iker Lecuona podrá volver al asiento de la KTM del equipo Tech 3 para los entrenamientos libres 3 del sábado por la mañana, ya que el nuevo test dio negativo. Cabe recordar que el español se había visto obligado a perderse la primera carrera en Valencia tras la positividad de su hermano.

S.B

Compartir