El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) no sólo ratificó la sanción de la FIM a Andrea Iannone, sino que atendió la demanda de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) para ampliarla a cuatro años.

El italiano había sido sancionado por doping tras dar positivo en un control rutinario a finales de 2019, y la FIM le impuso una sanción inicial de 18 meses. Sin embargo, la (AMA), apeló contra la resolución de la FIM, pidiendo un castigo de cuatro años.

Por su parte, el piloto de Aprilia había presentado ante el TAS una apelación al considerar que el positivo fue por ingerir alimentos contaminados en la gira asiática. Finalmente, el TAS optó por dar sentido a la petición de la AMA e imponer cuatro años de sanción.

Iannone y la AMA presentaron apelaciones por separado en el TAS contra la decisión emitida por la FIM el 31 de marzo de 2020 en el que se constató que Iannone había cometido un violación de las reglas antidoping (ADRV) (presencia de Drostanolona, ​​un esteroide anabólico que aparece en el 2019 Lista de Prohibiciones de la AMA) y se le impuso un período de castigo de 18 meses.

El Panel de TAS rechazó la apelación presentada por Iannone y confirmó la apelación presentada por la AMA. En consecuencia, la sentencia dictada por el Tribunal Disciplinario Internacional de la FIM se ha fijado a un lado y reemplazado por la siguiente nueva decisión:

Iannone es sancionado con un período de inelegibilidad de cuatro años a partir del 17 de diciembre de 2019, que terminará a finales de 2023.

Ni el piloto de 31 años ni su defensa pudieron presentar al panel de arbitraje del TAS algún tipo de prueba que acredite que su positivo por doping se corresponde con el consumo de carne contaminada, lo que ha impedido al tribunal a tomar en cuenta esa posibilidad.

El TAS admite que para Iannone no supone un gran beneficio este tipo de doping, y tuvo en cuenta su historial limpio, pero al no poder aportar evidencias de una contaminación involuntaria y fortuita, se lo castigó, como pedía la AMA, por «doping voluntario», lo que termina, prácticamente, con la carrera deportiva del piloto de Vasto.

Así las cosas, Marco Bezzecchi, cuarto en el campeonato de Moto2, es ahora mismo el mejor colocado para reemplazarlo en Aprilia la próxima temporada. La sentencia en firme de cuatro años, hasta diciembre de 2023, deja a Iannone fuera de la ecuación y en la fábrica de Noale ahora deben buscar una reemplazo para completar su formación del próximo año junto con Aleix Espargaró, confirmado hasta 2022.

La lista de candidatos que maneja la escudería italiana, tras recibir la negativa de Andrea Dovizioso, que era la opción que más seducía a los responsables del equipo, se reduce ahora a tres opciones, siendo la que más ilusiona la de Bezzecchi. El de Rimini cumple 22 años este próximo jueves (12 de noviembre 1998) y afronta en 2020 su segunda temporada en Moto2, primera con el SKY Racing Team VR46.

El domingo, Bezzecchi logró su segunda victoria de la temporada, en la que acumula ya seis podios y es cuarto de la general a 29 puntos del líder, Enea Bastianini.

Bezzecchi, que en su segundo año en Moto3 (2018) sumó tres victorias (nueve podios), forma parte de la Academia de Valentino Rossi #VR46, con cuyos responsables deberán llegar a un acuerdo con Aprilia si, finalmente, siguen adelante con la contratación.

Otra opción que baraja la escudería de Noale es la carta de Tito Rabat, que tras quedarse sin lugar en el equipo Avintia para 2021, pese a tener contrato, está analizando sus posibilidades. El catalán no quiere abandonar MotoGP y no está nada seducido por la idea de ir al mundial de las motos derivadas de serie, el WorldSBK.

El español de 31 años contaba con un presupuesto en concepto de patrocinadores muy elevado para poder mantener su asiento en 2021 en Avintia, un dinero que podría ser su pasaporte de entrada a la formación del Grupo Piaggio.

Cal Crutchlow, que llegó a firmar un precontrato con Aprilia para reemplazar a Iannone en 2021, es la opción que más empuje perdió en los últimos días. El británico se comprometió con Aprilia tras darse a conocer que no va a seguir el próximo año bajo contrato de Honda.

Pero el acuerdo era sólo de intenciones, y su validez expiraba a mediados de octubre, cuando debía saberse el futuro de Iannone. El hecho de alargarse la resolución del TAS (hasta hoy), dejó sin efecto el precontrato y Yamaha ofreció el puesto de piloto de pruebas al británico, un acuerdo que, supuestamente, fue firmado por ambas partes durante este pasado Gran Premio de Europa, en Valencia.

Lo que hay que ver ahora es si Cal incluyó una cláusula de escape por si recibía una oferta para correr como piloto titular la próxima temporada o, por el contrario, sigue adelante con la idea de convertirse en probador de la fábrica de Iwata en reemplazo de Jorge Lorenzo.

S.B

Compartir