Jorge Lorenzo quiere seguir ligado al mundo de las motos. El pentacampeón del mundo tiene varios proyectos encima de la mesa y uno de ellos es con Aprilia. El español ya sabe que no continuará como piloto de pruebas en Yamaha.

Era casi evidente después de que en el test de Portimão lo hicieran girar con una M1 de 2019 y no de 2020 y, después, Massimo Meregalli, el jefe de equipo, y otros como Valentino Rossi le mandaran mensajes de que si quería renovar su contrato debía entrenarse más con moto. Así, los japoneses se decantan más por Andrea Dovizioso, quien también tiene una oferta de Honda para reemplazar a Stefan Bradl como probador.

Según Speedweek, el mallorquín ya tendría el acuerdo cerrado, aunque según detalla el diario Marca, las conversaciones todavía deben recorrer un buen trecho para llegar a ese punto. En la casa de Noale están pendientes de la decisión del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) sobre el recurso a la sanción por doping a Andrea Iannone.

El juzgado ya hizo saber a las partes que la resolución llegaría a mediados de noviembre. Si le quitan el castigo, Iannone será el segundo piloto titular en 2021, junto al renovado por dos años Aleix Espargaró.

En caso de que el TAS decida mantener la pena, Aprilia buscará un segundo piloto. El deseado por la cúpula de la marca, esto es Roberto Colannino, capo máximo del Grupo Piaggio, y el propio Massimo Rivola, el responsable de la parcela de Motorsport, es Andrea Dovizioso por ser italiano, subcampeón los tres últimos años y con experiencia para desarrollar una moto.

Pero el de Forlí, tras dejar Ducati y a sus 34 años, no desea involucrarse en un proyecto que necesita tiempo para ser competitivo. Ya después de romper las negociaciones con los ducatistas lo dejó bien claro.

La siguiente opción es Cal Crutchlow. El inglés sabe desde hace meses que no seguirá en Honda y desea continuar compitiendo a sus 35 años. Él sí aceptaría correr para Aprilia. También sería un visto con buenos ojos por la televisión británica, BT. Es la alternativa más fiable en caso de que Iannone siga sancionado.

En el siguiente escalón se situaría Jorge Lorenzo. Si todo lo demás no cuajara, cosa difícil, podría hasta ser titular. Sin embargo, el rol más factible es el de probador. El propio Jorge ya ha dicho que para él es «el mejor trabajo del mundo» en su actual situación. Cabe recordar que el mallorquín ya empezó su andadura en el Mundial con Derbi, del grupo Piaggio, y ganó dos títulos de 250cc guiando una Aprilia.

Lorenzo uniría sus esfuerzos a Lorenzo Savadori, pues Bradley Smith ya sabe que no continuará en 2021, siendo esta una de las razones por las que no competirá en las tres últimas citas de 2020. Ambos estarían pendientes de si el Mundial permite que algún probador corra como invitado el curso venidero, pues en el actual, por el coronavirus, se eliminaron los «wild cards». De todos modos, Aprilia es la única marca que mantiene las concesiones que otorga MotoGP para intentar igualarse al resto, lo que da más oportunidades de hacer pruebas.

S.B

Compartir