El Gran Premio de Imola, que volverá a formar parte este fin de semana del calendario de la Fórmula 1 luego de 14 años de ausencia, se correrá a puertas cerradas debido a las restricciones impuestas por la emergencia sanitaria ante el incremento de los casos de Covid-19 en varias regiones de Italia.

Lo confirmaron los organizadores de la competencia al fracasar una mediación ante las autoridades comunales y regionales para obtener una excepción a la prohibición que rige para la presencia de público en los eventos deportivos debido a la situación imperante. A aquellos que hubieran adquirido sus entradas con anticipación les será reembolsado el dinero en el menor tiempo posible, aclararon los organizadores al lamentar que el regreso de la Fórmula 1 no pueda contar con el marco que merecía semejante acontecimiento. El intento se frustró pese a que estaban dispuestos a reducir las 13.000 localidades inicialmente disponibles, explicaron tras fracasar su último intento por conseguir que el «Circo» de la máxima categoría tuviera un escenario más acorde en su regreso a Imola.

No sólo el público faltará a la cita que tampoco contará con las dos sesiones de pruebas libres de los viernes debido a que Liberty Media, propietaria de los derechos de la Fórmula 1, decidió concentrar la acción en sólo dos jornadas.

Así las cosas, sólo se disputará una tanda de ensayos de 90 minutos el sábado por la mañana, antes de disputarse las pruebas de clasificación, una fórmula que podría reiterarse en pos de elevar el número de Grandes Premios previstos hasta el final de la temporada.

El escaso tiempo disponible para recabar datos con que contarán los equipos con una sola sesión libre anticipa complicaciones, tratándose de un trazado desconocido para la gran mayoría de quienes participan.

Novedades que poco parecen importarle al británico Lewis Hamilton, sólido líder del campeonato que en Portugal estableció el fin de semana un nuevo récord de 91 triunfos en la máxima categoría y va por más camino a su séptima corona mundial.

Un Hamilton que podría igualar también el récord de títulos del legendario alemán Michael Schumacher ya en el Gran Premio de Turquía, próxima cita del calendario a la que Mercedes puede llegar consagrado ya como campeón de la Copa de Constructores.

Toto Wolff, jefe del equipo alemán que busca repetir el título por séptimo año consecutivo, no ve con malos ojos las modificaciones anunciadas y anticipa: «El formato más acotado podría darle más vivacidad al campeonato».

Si Mercedes repite igualará el récord que hoy comparte con Ferrari, que intentará plasmar la mejoría experimentada en Portimao en el autódromo que lleva el nombre de sus fundadores: Enzo y Dino Ferrari.

El cuarto puesto obtenido por el monegasco Charles Leclerc el pasado fin de semana alimenta esas expectativas, aunque el alemán Sebastian Vettel apenas logró sumar un punto con su décimo lugar en carrera.
PD-E:F1-Imola