La lluvia y la niebla arruinaron el comienzo del Gran Premio de Eifel 2020 de Fórmula 1 en Nürburgring. Tal y como se esperaba, la lluvia y el frío han sido protagonistas del inicio de la actividad en Nürburgring.

A las, hora local de inicio de la primera sesión de libres del primer GP de Eifel de la historia, no llovía, pero las condiciones impedían que el helicóptero médico pudiera volar desde el circuito, requisito indispensable para que se permita que comience la acción.

Sin embargo, el cronómetro empezaba a correr, aunque el pitlane no se podía abrir hasta que no fuera seguro. Dirección de carrera anunció que el comienzo de la sesión se posponía media hora y, a la niebla que dificultaba todo, se sumó que comenzó a llover.

La FOM conectó con el director de carrera de la F1, Michael Masi, que admitió no saber cuándo podría empezar la sesión. «Es un poco desafiante, y con la niebla que viene el helicóptero médico no puede despegar y volar al hospital. La distancia por carretera es demasiado grande en caso de que pasara algo».

«Es imposible de predecir, obviamente en la región en la que nos encontramos, probablemente no diferente a la de Austria donde a principios de año tuvimos una situación similar, la naturaleza del área y la ubicación hacen complicado saberlo».

«Apareció la niebla, subió un poco y luego bajó más dramáticamente. Desde la perspectiva de la FIA, la seguridad de todos los participantes, especialmente los pilotos que salen a la pista, es primordial. Eso no es algo que comprometeríamos».

Transcurrida esa primera media hora, se anunció otra media hora más, lo que iba a dejar la sesión, en el más optimista de los casos, en solo 30 minutos de rodaje en pista. Sin embargo, cuando llegaron las 12:00h, la nueva actualización de Dirección de Carrera advirtió de que el pitlane no se abriría para esta sesión, quedando así la FP1 del GP de Eifel cancelada.

Una pena, sobre todo para Callum Ilott y Mick Schumacher, que se iban a estrenar en Fórmula 1 con Haas y Alfa Romeo respectivamente.

Sin embargo, y aunque las sesiones que no se pueden disputar por lluvia nunca se han reemplazado, este fin de semana, sin Fórmula 2 ni Fórmula 3, y con un programa menos ocupado de competición, la F1 tiene más margen para dar a los equipos tiempo extra en pista.

S.B

Compartir