En 25 años en el Mundial, seguramente Valentino Rossi nunca se haya llevado un susto tan grande como este domingo en el Red Bull Ring. El italiano vio cómo en la novena vuelta venían directas contra él la Desmosedici de Johann Zarco y la M1 de Franco Morbidelli.

El francés y el italiano habían chocado unos metros antes de la curva 3 a más de 200 kilómetros por hora y las motos salieron proyectadas. Rossi salió vivo de milagro, puesto que ambas motos pasaron escasos centímetros delante suyo y la consecuencias podrían haber sido terribles.

A pesar de que fue Morbidelli quien golpeó por detrás a Zarco, Rossi culpó de la acción al de Avintia, señalando que «Franco no pudo hacer nada, le ha dado fuerte porque Zarco se le frenó delante».

No es la primera vez que el bicampeón de Moto2 se ve involucrado en un polémico accidente –sin ir más lejos la semana pasada en Brno con Pol Espargaró–, ni tampoco es la primera vez que Rossi lo acusa de superar el límite de lo permitido. «Está claro lo que pasó. Zarco no quería dejarse pasar en la frenada y, a propósito, frenó delante suyo», aseguró Rossi en Sky Italia.

«Es un loco de atar, no es nuevo en estas cosas. Está bien ser agresivo, pero alguno está perdiendo el respeto por los adversarios. Este es un deporte peligroso, hace falta respeto», amplió el piloto de Tavullia.

Además, Rossi se refirió a lo que sintió en el momento del accidente. «Vi llegar una sombra, pensaba que era el helicóptero que nos sobrevolaba. Sentí miedo. El santo de los pilotos hoy hizo un gran trabajo porque fue muy peligroso. Fue el mayor riesgo en mi carrera. La moto de Morbidelli no me dio por un pelo», explicó sobre la acción.

Por último, el #46 pidió que se tomen medidas contra el piloto de Cannes. «Hace falta estar atentos. Nos podíamos haber hecho daño. Dirección de Carrera debe hablar y hacer algo serio por lo que hace Zarco. La semana pasada hizo lo mismo con Pol Espargaró. Hoy tiró a Morbidelli. Zarco es un loco de atar», completó Rossi.

S.B

Compartir