Simone Battistella, agente de Andrea Dovizioso, confirmó este sábado por la mañana desde Spielberg que el italiano no renovará su contrato con Ducati que expira esta temporada. La reunión definitiva entre el representante del piloto de Forli y los responsables de la marca de Borgo Panigale tuvo lugar esta misma mañana en el Red Bull Ring.

Motorsport entiende que la distancia entre las exigencias de Andrea Dovizioso y aquello que Ducati está dispuesta a ofrecerle para prolongar su contrato es demasiado grande. Al mismo tiempo, la mala relación entre el subcampeón del mundo de los tres últimos campeonatos (2017-2019) y Gigi Dall’Igna, el director general de la firma, también han tenido su incidencia en este desenlace.

El tira y afloja entre las dos partes se ha prolongado a lo largo de los últimos meses, y el principal escollo para poder avanzar siempre fue, según el fabricante boloñés, el aspecto económico: el actual contrato de Dovizioso estipula una base que ronda los seis millones de euros anuales, una cifra muy por encima de la que la cúpula de las motos rojas le ha ofrecido para seguir de la mano.

«Dovizioso ha decidido comunicarle a Ducati que no seguirá en 2021», ha confirmado el agente del corredor este sábado en Austria.

Se abre en estos momentos un periodo en el que Ducati deberá encontrarle sustituto al corredor que en los últimos tiempos ha marcado la línea de su proyecto en MotoGP y que hasta ahora ha acumulado 13 triunfos y 39 podios subido a una Desmosedici.

Los principales candidatos a subirse al segundo prototipo del equipo oficial en 2021 –la primera será para Jack Miller– son Pecco Bagnaia, que estaba llevando a cabo un curso muy sólido hasta que se rompió la pierna la semana pasada en Brno, Johann Zarco, que en la República Checa firmó el primer podio en la historia de Avintia en la categoría de las motos pesadas, y Jorge Lorenzo, retirado desde el ejercicio pasado y que actualmente tiene un acuerdo con Yamaha como probador.

Al mismo tiempo, está por ver qué camino toma Dovizioso, que según su entorno puede hasta incluso tomarse un año sabático, una decisión sorprendente para un piloto de 34 años.

S.B

Compartir