Ferrari y Renault confirmaron de manera oficial su apelación de la decisión emitida por la FIA con respecto a los ductos de freno del Racing Point RP20. Por lo tanto, el caso irá ante la Corte Internacional de Apelaciones de la FIA, sin McLaren, que resolvió no continuar en la siguiente instancia.

Las protestas presentadas por Renault sobre los ductos de freno del Racing Point RP20 resultaron en un castigo de 15 puntos en el campeonato de constructores y una multa de 400 mil euros para la escudería de Lawrence Stroll. El equipo fue declarado culpable por el panel de comisionados a cargo de emitir un juicio de haber diseñado los ductos de freno trasero demasiado parecidos a los del Mercedes 2019.

Después de notificar a la FIA de su intención de apelar la decisión, Renault y Ferrari confirmaron este movimiento, por lo que el caso será turnado a la Corte Internacional de Apelación de la FIA. La intención de este avance es buscar una sanción mayor para Racing Point.

McLaren, que era otros de los que había expresado su intención de apelar, decidió no seguir con este camino. A su vez, Williams siguió el mismo camino que la escudería de Woking.

Desde que el RP20 fue presentado en las pruebas de invierno existieron diversas críticas por su parecido al Mercedes W10, monoplaza con el que la casa alemana ganó los campeonatos de 2019. Renault se enfocó en su protesta en los ductos de freno, pero, en opinión de los delegados, sólo los de la parte trasera fueron diseñados en un proceso contrario al reglamento deportivo.

La sanción impuesta fue considerada menor por parte del paddock, especialmente porque el equipo está autorizado a quedarse con las partes incriminadas por el resto de la temporada.

S.B

Compartir