Fabio Quartararo acabo la primera jornada de entrenamientos en Brno siendo el más rápido de la grilla de MotoGP. El francés parte como favorito, aunque se muestra ajeno a los comentarios de afuera y la presión que se le adjudico para ganar este mundial ante la ausencia de Marc Márquez.

Quartararo  completo este viernes unas complicadas sesiones de entrenamiento. Consiguiendo el mejor tiempo del día sobre la bandera a cuadros, el piloto francés sigue siendo un claro candidato a la victoria de este fin de semana, en un circuito donde las Yamaha mostraron su buena racha y un gran ritmo ante las otras marcas, especialmente sobre las Ducati oficiales, que se quedaron más atrás de lo esperado. A pesar de esta primera posición, durante los entrenamientos se pudo ver al piloto del Petronas Yamaha molesto con ciertas actuaciones, visiblemente enfadado sobre su M1.

Estoy contento con cómo fue la cosa, aunque tenemos que trabajar incluso más en el ritmo de carrera”, admitía Quartararo en rueda de prensa. A pesar de sus palabras, no mostró lo mismo en pista: “Cuando he vuelto al box, lo primero que le he dicho al equipo es que me sentía bien con la moto. El único problema es con la consistencia de los neumáticos, que era muy mala. Es de lo que me quejaba. Sabemos dónde está el problema, y eso es muy positivo, porque lo complicado es cuando estás perdido, así que mañana iremos directos a solventar esto”.
AC-E:MotoGP

Compartir