El presidente de Ferrari, John Elkann, no espera que el equipo de Maranello gane regularmente en la Fórmula 1 hasta 2022, y le pidió paciencia a los seguidores del equipo.

La escudería italiana perdió terreno con Mercedes y asume que tendrán que hacer un gran esfuerzo para volver a la contienda. Además, la introducción de las medidas para reducir los costos significa que igual no pueden responder a corto plazo.

En una entrevista con la Gazzetta dello Sport, Elkann predijo que hasta que no entre en vigor la nueva normativa en 2022 no se puede apuntar a estar regularmente delante. «(Ferrari está pasando) por un período difícil que viene de muy atrás. No ganamos un mundial de constructores desde 2008 ni uno de pilotos desde 2007», explicó.

«Hubo un ciclo ganador de Red Bull gracias a su capacidad aerodinámica y luego Mercedes por su gran habilidad con la tecnología de motores híbridos. Este año no somos competitivos por culpa de los errores del proyecto. Tuvimos una serie de deficiencias estructurales desde hace algún tiempo en la aerodinámica y en la dinámica del auto. También perdimos potencia en el motor. La realidad es que nuestro coche no es competitivo. Se vio en la pista y se volverá a ver. Actualmente estamos poniendo las bases para ser competitivos y volver a ganar cuando las reglas cambien en 2022. Estoy convencido de ello», reconoció el titular de la Casa de Maranello.

Elkann sugirió que la congelación de los chasis, que impedirá que los equipos realicen grandes cambios en sus monoplazas los dos próximos años, es un factor clave para no recuperarse más rápido. «Debemos ser realistas y conscientes de las debilidades estructurales con las que hemos estado viviendo durante una década, y que la transición a las híbridas ha acentuado», aclaró.

«Dimos el visto bueno a las nuevas reglas que comenzarán a partir de 2022 porque creemos que es correcto que haya más competitividad en la F1. No vemos la reducción presupuestaria como una limitación a nuestra capacidad para ganar. Nos lo tomamos como un desafío. Nuestros ingenieros, nuestros mecánicos y nuestros pilotos sacarán fuerzas y ​​creatividad de sus vínculos para hacer que Ferrari vuelva a funcionar. Personalmente, nunca he visto en los últimos 10 años un espíritu tan cohesionado y fuerte», aseguró.

Aunque las palabras de Elkann no son las que los hinchas de Ferrari quieren escuchar, enfatizó que es importante que el equipo sea transparente sobre su situación. «Los seguidores están sufriendo tanto como nosotros, pero sabemos que están cerca nuestra. Por eso es importante ser claros y honestos con ellos. Nos espera un largo camino», subrayó.

«Cuando (Jean) Todt abrió el ciclo histórico en 2000, veníamos de una sequía de más de 20 años desde 1979. Le llevó tiempo desde que aterrizó en Maranello en 1993 hasta que Ferrari regresó al éxito. Lo importante es trabajar en la pista y fuera de manera coherente, construyendo paso a paso el Ferrari que queremos», analizó.

Elkann también señaló que tiene plena fe en el director del equipo, Mattia Binotto, a pesar de las dificultades esta temporada. «Confianza total. También porque Mattia Binotto, quien tomó el timón de la Scuderia hace un año, tiene todas las capacidades y características para comenzar un nuevo ciclo ganador. Estuvo en Ferrari con Todt y Schumi. Él sabe cómo ganar y desde el próximo año trabajará con dos pilotos que son jóvenes y ambiciosos como nosotros», finalizó.

S.B

Compartir